Results for: balada pop Search Results
Family Filter:
4:51
La mas brillante estrella bulgara. La diva de la cancion bulgara. Lili Ivanova siempre acepta con placer las actuaciones en el show de Rey Gonzalez.
11 Dec 2006
3932
Share Video

4:11
Mexican singer JIMENA brings her first single "en Soledad" from her second album release. shooted in an abandom train station , jimena was directed by emilio estefan
3 Nov 2007
1735
Share Video

3:44
la sensual cantante mexicana Jimena en una de sus composiciones de su disco " volar sin alas " muestra sensualidad y calidad interpretativa . ella es la juez del reality show objetivo fama
9 Feb 2009
558
Share Video

3:30
cantante: Cody Lyons autor: Alberto Garcia
2 Mar 2009
156
Share Video

3:31
Si crees en Dios.. NO te molestes porque no vas a entender; ahora bien si conoces a Dios atravez de su palabra podras entender que ...Deuteronomio 7:9 " Reconoce, por tanto , que el Senor tu Dios es el Dios verdadero, El Dios fiel, que cumple su pacto generacion tras generacion, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus mandamientos, pero que destruye a quienes lo odian y no se tarda en darles su merecido. N.V.I. Isaias 30: 30 " El Senor hara oir su majestuosa vos, ydescargara su brazo: con rugiente ira y llama de fuego consumidor, con aguacero, tormenta y granizo". Asi que Dios si es Amor pero tambien fuego consumidor.
7 Nov 2009
445
Share Video

4:30
Además, después de su propia muerte en la cruz, Jesús les dijo a aquellos que él ya había comprado con su propia sangre acerca de la necesidad de ellos de ser fieles a Dios hasta el final de sus vidas: No tengas miedo de lo que estás por sufrir. Te advierto que a algunos de ustedes el diablo los meterá en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que salga vencedor no sufrirá daño alguno de la segunda muerte (Apocalipsis 2:10,11, NVI). De modo que aquí de nuevo leemos acerca de fidelidad, pero es la fidelidad hacia Dios de parte de los santos-no la fidelidad de Dios hacia los cristianos. ¡Según Jesús, en ese pasaje, es nuestra fidelidad para con Dios lo que se necesita para recibir la corona de la vida y para impedir que seamos dañados por la segunda muerte (otro nombre para el lago de fuego, Apocalipsis 21:8)! La corona de la vida Hay tres coronas mencionadas específicamente en el Nuevo Testamento, aunque algunos creen que hay más. Ellas son la corona de justicia, la corona de gloria y la corona de la vida. La corona de la vida es la más significativa para estudiar en conjunto con la seguridad del creyente debido a su empleo en Apocalipsis 2:10, una de las únicas dos veces que es mencionada en la Biblia. La posición típica de UVSSS con respecto a la corona de la vida es concisamente presentada por H.A. (Henry Allen) Ironside. Una corona de vida no es salvación; es recompensa. Hay cinco coronas ... la corona de la vida para aquellos que sufren por Cristo; ... Puedo perder todas aquellas coronas y aun así no perder mi salvación. La Palabra dice, “Si la obra de alguno se quemara ... él mismo será salvo; empero así como por fuego” (1 Corintios 3:15). Pero no deseo ser salvado de ese modo. Yo quiero ganar la corona de la vida. “Sé fiel hasta la muerte, y te daré la corona de la vida.”(iv) Un escrutinio estrecho de Apocalipsis 2:10,11 revela lo siguiente: 1. La persecución es una prueba. 2. Ser fiel hasta la muerte se refiere a soportar una dolorosa persecución como cristiano sin negar a Cristo. Vea también Juan 15:19,20 y 2 Timoteo 3:12. 3. Mientras que Apocalipsis 2:10 muestra lo que recibimos por permanecer fieles hasta la muerte, el versículo 11 muestra lo que evitamos--a saber, ser dañados por la segunda muerte.
6 Nov 2009
494
Share Video

3:05
Dios Es Siempre Fiel La palabra fidelidad es una que inquieta a muchas personas porque requiere muchas cosas - amor, respeto, compromiso, y lealtad. Muchos hemos experimentado esta palabra a través de relaciones personales, ya sea en un matrimonio o noviazgo. Desafortunadamente, muchas veces ha sido de una forma negativa por causas de infidelidades. Pero, mi querido lector, es importante darse cuenta que en la relación mas importante de nuestro existir, la relación que tú tienes con Dios, es en la cual tú puedes tener toda la seguridad de que en verdad vas a vivir amor, respeto, compromiso y lealtad -- ¿cómo? Porque Dios es SIEMPRE fiel!
8 Nov 2009
262
Share Video

3:36
La Fidelidad de Dios Sobrepasa la de Los Seres Humanos Tal vez nuestras experiencias humanas han manchado nuestra imagen de este concepto de fidelidad. Pero es imposible que Dios deje de ser fiel. Dios es siempre fiel a pesar de nuestras fallas. Dice en 2 Timoteo 2:13 “Si somos infieles, él permanece fiel, pues no puede desmentirse a sí mismo.” Dios no puede dejar de ser lo que El es. El no puede dejar de amarte, no importa cuan grande sea tu pecado y tu falta. Tan grande es Su misericordia. El Salmo 89:31 dice “Si sus hijos abandonan Mi ley y no andan según Mis decisiones, si profanan Mis preceptos y no guardan Mis mandamientos, castigaré a varillazos su pecado y con golpes su falta; pero Mi amor no se lo quitaré ni renegaré de Mi fidelidad. No romperé Mi alianza ni cambiaré lo que salió de Mis labios.” Y aún mas claro nos dice San Pablo en Romanos 3: 3 “Es verdad que algunos de ellos no le respondieron, pero ¿hará su infidelidad que Dios no sea fiel? ¡Ni pensarlo!”
7 Nov 2009
190
Share Video

3:27
El Señor Permanece Fiel Durante Nuestras Pruebas Muchas veces es en los momentos dificiles cuando nos desesperamos, y cuando dudamos de la fidelidad y presencia de Dios. Pero es en esos momentos cuando la presencia de Dios es mas palpable. Dice en 1 Corintios 10:13, “De hecho, ustedes todavía no han sufrido más que pruebas muy ordinarias. Pero Dios es fiel y no permitirá que sean tentados por encima de sus fuerzas. En el momento de la tentación les dará fuerza para superarla.” Dios es fiel a Su promesa de darnos la fuerza, en el Nombre de Jesús, de vencer cualquier situación, enfermedad o tentación. También en 2 Tesalonicenses 3:3 dice, “El Señor es fiel: a ustedes los fortalecerá y preservará del Maligno. Jesús Encarna la Fidelidad de Dios En nuestro Señor Jesús tenemos la confirmación de la fidelidad de Dios. Jesús es la encarnación de la alianza que el Padre formó con nosotros. A pesar de nuestros pecados, el Amor de Dios es fiel a Su promesa de que algún día volveríamos a gozar de Su presencia en el paraiso. Dice en Romanos 15:8 “Entiéndanme: Cristo se puso al servicio del pueblo judío para cumplir las promesas hechas a sus padres, porque Dios es fiel.” El Sacrificio de Jesús en la Cruz es la respuesta mas poderosa de la fidelidad de Dios. Jesús, verdadero Dios y verdadero Hombre, nos reconcilió con Dios y cumplió la pena y el castigo de nuestra infidelidad. En Juan 19:30 nos dice, “Jesus probó el vino y dijo ‘Todo esta cumplido.’ Despues inclinó la cabeza y entregó el espíritu.” Gracias Señor Jesús por ser siempre fiel a Tus promesas, especialmente a la de estar siempre con nosotros. Que Tu presencia misericordiosa nos mueva a caminar en fe confiando en Tu eterno amor y fidelidad. “Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, mi Nombre le asegurará la victoria.” (Salmo 89:25) - Por Joani Ramírez
7 Nov 2009
355
Share Video

5:21
Josué 2 1 Y JOSUÉ, hijo de Nun, envió desde Sittim dos espías secretamente, diciéndoles: Andad, reconoced la tierra, y á Jericó. Los cuales fueron, y entráronse en casa de una mujer ramera que se llamaba Rahab, y posaron allí. 2 Y fué dado aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche á espiar la tierra. 3 Entonces el rey de Jericó, envió á decir á Rahab: Saca fuera los hombres que han venido á ti, y han entrado en tu casa; porque han venido á espiar toda la tierra. 4 Mas la mujer había tomado los dos hombres, y los había escondido; y dijo: Verdad que hombres vinieron á mí, mas no supe de dónde eran: 5 Y al cerrarse la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé á dónde se han ido: seguidlos apriesa, que los alcanzaréis. 6 Mas ella los había hecho subir al terrado, y habíalos escondido entre tascos de lino que en aquel terrado tenía puestos. 7 Y los hombres fueron tras ellos por el camino del Jordán, hasta los vados: y la puerta fué cerrada después que salieron los que tras ellos iban. 8 Mas antes que ellos durmiesen, ella subió á ellos al terrado, y díjoles: 9 Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país están desmayados por causa de vosotros; 10 Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del mar Bermejo delante de vosotros, cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho á los dos reyes de los Amorrheos que estaban de la parte allá del Jordán, á Sehón y á Og, á los cuales habéis destruído. 11 Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más espíritu en alguno por causa de vosotros: porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. 12 Ruégoos pues ahora, me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal cierta; 13 Y que salvaréis la vida á mi padre y á mi madre, y á mis hermanos y hermanas, y á todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte. 14 Y ellos le respondieron: Nuestra alma por vosotros hasta la muerte, si no denunciareis este nuestro negocio: y cuando Jehová nos hubiere dado la tierra, nosotros haremos contigo misericordia y verdad. 15 Entonces ella los hizo descender con una cuerda por la ventana; porque su casa estaba á la pared del muro, y ella vivía en el muro. 16 Y díjoles: Marchaos al monte, porque los que fueron tras vosotros no os encuentren; y estad escondidos allí tres días, hasta que los que os siguen hayan vuelto; y después os iréis vuestro camino. 17 Y ellos le dijeron: Nosotros seremos desobligados de este juramento con que nos has conjurado. 18 He aquí, cuando nosotros entráremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana á la ventana por la cual nos descolgaste: y tú juntarás en tu casa tu padre y tu madre, tus hermanos y toda la familia de tu padre. 19 Cualquiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Mas cualquiera que se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza, si mano le tocare. 20 Y si tú denunciares este nuestro negocio, nosotros seremos desobligados de este tu juramento con que nos has juramentado. 21 Y ella respondió: Sea así como habéis dicho. Luego los despidió, y se fueron: y ella ató el cordón de grana á la ventana. 22 Y caminando ellos, llegaron al monte, y estuvieron allí tres días, hasta que los que los seguían se hubiesen vuelto: y los que los siguieron, buscaron por todo el camino, mas no los hallaron. 23 Y tornándose los dos varones, descendieron del monte, y pasaron, y vinieron á Josué hijo de Nun, y contáronle todas las cosas que les habían acontecido. 24 Y dijeron á Josué: Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos; y también todos los moradores del país están desmayados delante de nosotros.
7 Nov 2009
413
Share Video

3:43
Colosenses 2 1 PORQUE quiero que sepáis cuán gran solicitud tengo por vosotros, y por los que están en Laodicea, y por todos los que nunca vieron mi rostro en carne; 2 Para que sean confortados sus corazones, unidos en amor, y en todas riquezas de cumplido entendimiento para conocer el misterio de Dios, y del Padre, y de Cristo; 3 En el cual están escondidos todos los tesoros de sabiduría y conocimiento. 4 Y esto digo, para que nadie os engañe con palabras persuasivas. 5 Porque aunque estoy ausente con el cuerpo, no obstante con el espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro concierto, y la firmeza de vuestra fe en Cristo. 6 Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él: 7 Arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis aprendido, creciendo en ella con hacimiento de gracias. 8 Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sustilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme á los elementos del mundo, y no según Cristo: 9 Porque en él habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente: 10 Y en él estáis cumplidos, el cual es la cabeza de todo principado y potestad: 11 En el cual también sois circuncidados de circuncisión no hecha con manos, con el despojamiento del cuerpo de los pecados de la carne, en la circuncisión de Cristo; 12 Sepultados juntamente con él en la bautismo, en el cual también resucitasteis con él, por la fe de la operación de Dios que le levantó de los muertos. 13 Y á vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os vivificó juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14 Rayendo la cédula de los ritos que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz; 15 Y despojando los principados y las potestades, sacólos á la vergüenza en público, triunfando de ellos en sí mismo. 16 Por tanto, nadie os juzgue en comida, ó en bebida, ó en parte de día de fiesta, ó de nueva luna, ó de sábados: 17 Lo cual es la sombra de lo por venir; mas el cuerpo es de Cristo. 18 Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto á los ángeles, metiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado en el sentido de su propia carne, 19 Y no teniendo la cabeza, de la cual todo el cuerpo, alimentado y conjunto por las ligaduras y conjunturas, crece en aumento de Dios. 20 Pues si sois muertos con Cristo cuanto á los rudimentos del mundo, ¿por qué como si vivieseis al mundo, os sometéis á ordenanzas, 21 Tales como, No manejes, ni gustes, ni aun toques, 22 (Las cuales cosas son todas para destrucción en el uso mismo), en conformidad á mandamientos y doctrinas de hombres? 23 Tales cosas tienen á la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, y humildad, y en duro trato del cuerpo; no en alguna honra para el saciar de la carne.
9 Nov 2009
318
Share Video

2:58
Salmo 23 El vigésimo tercer Salmo es bien querido alrededor del mundo. A través de éste famoso nos proporciona intimidad y confianza con el Santísimo. Sentimos una quietud, serenidad, renovación, valor y fuerza. Es un bello ejemplo de una confesión de fe, ¡aún en el valle de la muerte! ¡Son maravillosas palabras para vivir! Salmo 23 El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos él me hace reposar y a donde brota agua fresca me conduce. Fortalece mi alma, por el camino del bueno me dirige por amor de su Nombre. Aunque pase por oscuras quebradas, no temo ningún mal, porque tú estás conmigo, tu bastón y tu vara me protegen. Me sirves la mesa frente a mis adversarios, con aceite perfumas mi cabeza y rellenas mi copa. Me acompaña tu bondad y tu favor mientras dura mi vida; mi mansión será la casa del Señor por largo, largo tiempo. El Salmo 23 nos da un enorme consuelo y fuerza. Me asombra la manera como personas de todo tipo se acuerdan de estas palabras en tiempos de crisis y dolor. Casi siempre guardamos este Salmo para los momentos de apuros y aflicciones. Hace algunos años, un amigo gay me preguntó: "¿Por qué? ¿Por qué solamente escuchamos este Salmo durante un funeral? ¿Por qué no lo escuchamos también en los tiempos felices?" ¡Este estudio lo hemos dedicado a ese buscador! Existen muchas versiones del Salmo 23. Algunas usan lenguaje que incluye a las minorías e las mujeres, otras no lo hace. Algunas utilizan la palabra "Yavé" en vez de "Señor". Un escritor utilizó la palabra "Amado". "El Amado es mi pastor, nada me falta..." Si usted tiene otro nombre sagrado que prefiere cambiar por el nombre del Pastor, hágalo y ¡disfrute de la oración! Si los pronombres masculinos le son ofensivos, sustitúyalo por algún otro que sea de su agrado. ¡Disfrute esta muestra de Alimento para el Alma! El autor era un pastor desconocido antes de volverse Rey de Israel. El amaba a Dios con pasión y comprendía la ternura del buen pastor. Peleó contra animales salvajes y elementos naturales para proteger a las ovejas que tenía bajo su cuidado. Se cree que David escribió esta bien amada reflexión. Venga y visite al Pastor que cumple con las necesidades de nuestras almas. He tenido algo de dificultadas para entender el pastoreo desde un punto de vista urbano. Hay muchas bellas metáforas en la Biblia (Viejo y Nuevo Testamento) que hablan de Dios como un Pastor. Podemos encontrar una tierna imagen de Dios en un libro del Viejo Testamento llamado Ezequiel 34:11-31. En él podrá encontrar algunos versículos en los que puede pensar a detalle. Si desea tener una experiencia espiritual significativa, léalos una y otra vez. Dios, el Buscador "Así dice el Señor: Yo mismo cuidaré de mis ovejas y las vigilaré...las sacaré de todos los lugares donde se habían dispersado... Las sacaré de los países donde estén, y de todas las naciones extranjeras... Yo mismo cuidaré mis ovejas y las haré descansar, dice el Señor. Buscaré la oveja perdida, traeré a la descarriada, vendaré a la herida, fortaleceré a la enferma y eliminaré a la que se hizo gorda y robusta. Las apacentaré a todas con justicia. " El pasaje concluye así: "Ustedes, mis ovejas, son mi rebaño y yo soy su Dios. Palabra del Señor" (Nueva Versión Estándar Revisada). Somos las ovejas del rebaño de Dios (Salmo 97:13). Dios es nuestro pastor (Salmo 80:1; 95:7). Somos ovejas que tendemos a seguir nuestro propio camino (Salmo 119:176; Isaías 53:6). Dios se regocija cuando toma en brazos a sus corderos (Isaías 40:11; 2 Samuel 12:3; Lucas 15:3-6). Queridos amigos, nosotros somos esas ovejas. Las ovejas no tienen una gran inteligencia. Algunas de ellas se confunden con facilidad, pues no todos los pastores son buenos. La Biblia también habla de los pastores malos (Jeremías 23:1ff; Ezequiel 34: 1,2 y Zacarías 11:17). Cuando el pastor desampara a las ovejas, éstas se vuelven vulnerables antes las bestias salvajes (Números 27:17; 1 Samuel 17:34-36; 1 Reyes 22:17; Isaías 11:6 y Zacarías 10:2; 13:7). El Mesías será el único Pastor (Ezequiel 34:23, cf. Jeremías 23:5). Jesucristo es el Mesías de Dios. Jesús es el "Buen Pastor". Existe un pasaje paralelo al Salmo 23 en el Nuevo Testamento, el cual se encuentra en el Evangelio de Juan (Jn 10:1-18). Jesús es el pastor que conoce a cada una de sus ovejas, que busca a las ovejas perdidas y que carga a las ovejas sobre sus hombros para llevarlas a un lugar seguro. Dios es el pastor que nos bendice con nutrición espiritual. El Señor nos lleva hacia los pastos verdes donde podemos alimentarnos. Nunca tendremos carencias. Nuestro Alimento para el Alma es la palabra de Dios. Dios es el tierno Buscador que rehabilita y renueva nuestras almas. El nos da la absolución y la paz. Este gentil Pastor nos lleva por el camino correcto y conoce las rutas seguras que nos llevan a casa. El Señor no pierde ninguna oveja gracias a la reputación de Dios. La reputación de Dios se puede encontrar en el nombre de Dios. Dios nuestro Pastor nos protege en los valles obscuros y ante la sombra de la muerte. No debemos tener miedo. Dios está con nosotros y nos protege. El bastón y la vara del pastor son suficientes en todas las situaciones. Nos reconforta saber que el Señor está presente y nos cuida. Nunca estaremos en una situación donde Dios no esté al tanto de nosotros. Dios nunca nos deja ni nos abandona (Hebreos 13:5). Dios es nuestro Proveedor. El nos conduce al abundante salón de banquetes. En la presencia de nuestros enemigos, Dios se regocija al brindarnos su abundante hospitalidad espiritual y su acogimiento. Aún frente a peligros latentes, el Pastor Anfitrión nos pone la mesa. La unción con aceite es refrescante, reconfortante y armonizante con la amable hospitalidad de los anfitriones de antaño. Dios nos da la bienvenida a su cada. La copa conlleva abundantes bendiciones. Finalmente, el buen y fiel amor del Pastor (palabra Hebrea hesed) nos acompaña durante toda nuestra vida. La bendición de Dios permanece con nosotros, indistintamente de nuestra circunstancia u orientación sexual. Si desea recibir más Alimento para el Alma por medio de las bendiciones de Dios en las oraciones del salterio (Pss), le recomendamos leer Pss 27:13; 31:19; 69:16; 86:17; 109:21; 116:12; 142:7; 145:7 para comenzar. Viviremos en la casa del Señor por siempre. Estaremos con el Pastor todos los días de nuestra vida y a través de la eternidad. Al reclamar nuestro lugar en la mesa de banquetes del Señor por medio del Salmo 23, podemos vivir llenos de confianza personas, alegría y triunfo desde el principio hasta el final. ¡Amen! La Espiritualidad de los Doce Pasos y el Salmo 23 Este bien amado pasaje es utilizado por una infinidad de grupos de recuperación de doce pasos. El grupo más conocido es AA (Alcohólicos Anónimos). ¡Cualquier persona que lucha contra las adicciones y con el abuso de sustancias o que trabaja con grupos de recuperación reconocerá el "paso 3" en este Salmo! En la Biblia Serenity (Serenidad) de doce pasos, el Salmo 23 se describe como el Paso 3. El Paso 3 dice: "Tomemos una decisión para entregar nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios, como sea que lo conozcamos." ¡Tenemos el compromiso de entregar nuestras vidas a Dios y de ser sus ovejas! Renunciamos a nuestra auto-voluntad, nuestras dependencias y nuestras ambiciones excesivas. Al hacer esto, encontraremos la paz y la renovación. El método de doce pasos argumenta que al ser una oveja del Buen Pastor nos da un sentido de seguridad que ninguna otra cosa sobre la tierra nos puede dar. Cuán duro sea el camino, el Buen Pastor nos guía, nos consuela y nos protege. Que cada lector sea bendecido por el Pastor.
7 Nov 2009
438
Share Video

3:09
Romanos 1 1 PABLO, siervo de Jesucristo, llamado á ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios, 2 Que él había antes prometido por sus profetas en las santas Escrituras, 3 Acerca de su Hijo, (que fué hecho de la simiente de David según la carne; 4 El cual fué declarado Hijo de Dios con potencia, según el espíritu de santidad, por la resurrección de los muertos), de Jesucristo Señor nuestro, 5 Por el cual recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia de la fe en todas las naciones en su nombre, 6 Entre las cuales sois también vosotros, llamados de Jesucristo: 7 A todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados santos: Gracia y paz tengáis de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesucristo. 8 Primeramente, doy gracias á mi Dios por Jesucristo acerca de todos vosotros, de que vuestra fe es predicada en todo el mundo. 9 Porque testigo me es Dios, al cual sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, que sin cesar me acuerdo de vosotros siempre en mis oraciones, 10 Rogando, si al fin algún tiempo haya de tener, por la voluntad de Dios, próspero viaje para ir á vosotros. 11 Porque os deseo ver, para repartir con vosotros algún don espiritual, para confirmaros; 12 Es á saber, para ser juntamente consolado con vosotros por la común fe vuestra y juntamente mía. 13 Mas no quiero, hermanos, que ingnoréis que muchas veces me he propuesto ir á vosotros (empero hasta ahora he sido estorbado), para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los demás Gentiles. 14 A Griegos y á bárbaros, á sabios y á no sabios soy deudor. 15 Así que, cuanto á mí, presto estoy á anunciar el evangelio también á vosotros que estáis en Roma. 16 Porque no me avergüenzo del evangelio: porque es potencia de Dios para salud á todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego. 17 Porque en él la justicia de Dios se descubre de fe en fe; como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe. 18 Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad é injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia: 19 Porque lo que de Dios se conoce, á ellos es manifiesto; porque Dios se lo manifestó. 20 Porque las cosas invisibles de él, su eterna potencia y divinidad, se echan de ver desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que son hechas; de modo que son inexcusables: 21 Porque habiendo conocido á Dios, no le glorificaron como á Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de ellos fué entenebrecido. 22 Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos, 23 Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes. 24 Por lo cual también Dios los entregó á inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de suerte que contaminaron sus cuerpos entre sí mismos: 25 Los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira, honrando y sirviendo á las criaturas antes que al Criador, el cual es bendito por los siglos. Amén. 26 Por esto Dios los entregó á afectos vergonzosos; pues aun sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza: 27 Y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la recompensa que convino á su extravío. 28 Y como á ellos no les pareció tener á Dios en su noticia, Dios los entregó á una mente depravada, para hacer lo que no conviene, 29 Estando atestados de toda iniquidad, de fornicación, de malicia, de avaricia, de maldad; llenos de envidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidades; 30 Murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes á los padres, 31 Necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia: 32 Que habiendo entendido el juicio de Dios que los que hacen tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, más aún consienten á los que las hacen.
7 Nov 2009
467
Share Video

4:01
1 Tesalonicenses 5 1 EMPERO acerca de los tiempos y de los momentos, no tenéis, hermanos, necesidad de que yo os escriba: 2 Porque vosotros sabéis bien, que el día del Señor vendrá así como ladrón de noche, 3 Que cuando dirán, Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores á la mujer preñada; y no escaparán. 4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sobrecoja como ladrón; 5 Porque todos vosotros sois hijos de luz, é hijos del día; no somos de la noche, ni de las tinieblas. 6 Por tanto, no durmamos como los demás; antes velemos y seamos sobrios. 7 Porque los que duermen, de noche duermen; y los que están borrachos, de noche están borrachos. 8 Mas nosotros, que somos del día, estemos sobrios, vestidos de cota de fe y de caridad, y la esperanza de salud por yelmo. 9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salud por nuestro Señor Jesucristo; 10 El cual murió por nosotros, para que ó que velemos, ó que durmamos, vivamos juntamente con él. 11 Por lo cual, consolaos los unos á los otros, y edificaos los unos á los otros, así como lo hacéis. 12 Y os rogamos, hermanos, que reconozcáis á los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan: 13 Y que los tengáis en mucha estima por amor de su obra. Tened paz los unos con los otros. 14 También os rogamos, hermanos, que amonestéis á los que andan desordenadamente, que consoléis á los de poco ánimo, que soportéis á los flacos, que seáis sufridos para con todos. 15 Mirad que ninguno dé á otro mal por mal; antes seguid lo bueno siempre los unos para con los otros, y para con todos. 16 Estad siempre gozosos. 17 Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 19 No apaguéis el Espíritu. 20 No menospreciéis las profecías. 21 Examinadlo todo; retened lo bueno. 22 Apartaos de toda especie de mal. 23 Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 Fiel es el que os ha llamado; el cual también lo hará. 25 Hermanos, orad por nosotros. 26 Saludad á todos los hermanos en ósculo santo. 27 Conjúroos por el Señor, que esta carta sea leída á todos los santos hermanos. 28 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén. espístola á los Tesalonicenses fué escrita de Atenas.
7 Nov 2009
1897
Share Video

4:00
Mateo 5 1 Y VIENDO las gentes, subió al monte; y sentándose, se llegaron á él sus discípulos. 2 Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo: 3 Bienaventurados los pobres en espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos. 4 Bienaventurados los que lloran: porque ellos recibirán consolación. 5 Bienaventurados los mansos: porque ellos recibirán la tierra por heredad. 6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos serán hartos. 7 Bienaventurados los misericordiosos: porque ellos alcanzarán misericordia. 8 Bienaventurados los de limpio corazón: porque ellos verán á Dios. 9 Bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios. 10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia: porque de ellos es el reino de los cielos. 11 Bienaventurados sois cuando os vituperaren y os persiguieren, y dijeren de vosotros todo mal por mi causa, mintiendo. 12 Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en los cielos: que así persiguieron á los profetas que fueron antes de vosotros. 13 Vosotros sois la sal de la tierra: y si la sal se desvaneciere ¿con qué será salada? no vale más para nada, sino para ser echada fuera y hollada de los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo: una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud, mas sobre el candelero, y alumbra á todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras obras buenas, y glorifiquen á vuestro Padre que está en los cielos. 17 No penséis que he venido para abrogar la ley ó los profetas: no he venido para abrogar, sino á cumplir. 18 Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni un tilde perecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas. 19 De manera que cualquiera que infringiere uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñare á los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos: mas cualquiera que hiciere y enseñare, éste será llamado grande en el reino de los cielos. 20 Porque os digo, que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y de los Fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. 21 Oísteis que fué dicho á los antiguos: No matarás; mas cualquiera que matare, será culpado del juicio. 22 Mas yo os digo, que cualquiera que se enojare locamente con su hermano, será culpado del juicio; y cualquiera que dijere á su hermano, Raca, será culpado del concejo; y cualquiera que dijere, Fatuo, será culpado del infierno del fuego. 23 Por tanto, si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 Deja allí tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano, y entonces ven y ofrece tu presente. 25 Concíliate con tu adversario presto, entre tanto que estás con él en el camino; porque no acontezca que el adversario te entregue al juez, y el juez te entregue al alguacil, y seas echado en prisión. 26 De cierto te digo, que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante. 27 Oísteis que fué dicho: No adulterarás: 28 Mas yo os digo, que cualquiera que mira á una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te fuere ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti: que mejor te es que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te fuere ocasión de caer, córtala, y échala de ti: que mejor te es que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 31 También fué dicho: Cualquiera que repudiare á su mujer, déle carta de divorcio: 32 Mas yo os digo, que el que repudiare á su mujer, fuera de causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casare con la repudiada, comete adulterio. 33 Además habéis oído que fué dicho á los antiguos: No te perjurarás; mas pagarás al Señor tus juramentos. 34 Mas yo os digo: No juréis en ninguna manera: ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 Ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalem, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer un cabello blanco ó negro. 37 Mas sea vuestro hablar: Sí, sí; No, no; porque lo que es más de esto, de mal procede. 38 Oísteis que fué dicho á los antiguos: Ojo por ojo, y diente por diente. 39 Mas yo os digo: No resistáis al mal; antes á cualquiera que te hiriere en tu mejilla diestra, vuélvele también la otra; 40 Y al que quisiere ponerte á pleito y tomarte tu ropa, déjale también la capa; 41 Y á cualquiera que te cargare por una milla, ve con él dos. 42 Al que te pidiere, dale; y al que quisiere tomar de ti prestado, no se lo rehuses. 43 Oísteis que fué dicho: Amarás á tu prójimo, y aborrecerás á tu enemigo. 44 Mas yo os digo: Amad á vuestros enemigos, bendecid á los que os maldicen, haced bien á los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos: que hace que su sol salga sobre malos y buenos, y llueve sobre justos é injustos. 46 Porque si amareis á los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿no hacen también lo mismo los publicanos? 47 Y si abrazareis á vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿no hacen también así los Gentiles? 48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
7 Nov 2009
835
Share Video

3:43
Salmo 42 Sed del Dios vivo Es un salmo lleno de tensión interior y de fuerza. Entre sus líneas palpita el drama de una nostalgia, la nostalgia de un israelita, al parecer un levita, que vive suspirando por la patria, que la identifica con el templo, al que por otra parte lo identifica con Dios: el objeto final de tan densa nostalgia es, pues, Dios mismo. Entra el salmista en el escenario con dos versículos notablemente vigorosos, rezumando una nostalgia infinita por Dios. Para expresarse gráficamente acude a la comparación de la sed fisiológica que experimentan esos rumiantes que se llaman ciervos. Ellos, después de subir y bajar cumbres y laderas, buscan, devorados por la sed, las frescas aguas de las quebradas. E identificando a Dios con el Templo da rienda suelta a un anhelo profundo e incontenible: "¿Cuándo entraré a ver el Rostro de Dios?" (versículo 3). Después de este desahogo el salmista se concentra sobre sí mismo y su situación, y con palabras amargas describe su condición de exiliado. Exiliado no en un país amigo sino hostil. Lágrimas, lágrimas saladas son su bebida noche y día, lágrimas de tristeza y vergüenza cuando los extranjeros le echan en cara este sarcasmo. "¿Dónde está tu Dios?" (versículo 4). A continuación el desterrado consigue entregarnos, en el versículo 5, una espléndida evocación de otros tiempos, allá en su patria, comenzando con la expresión "recuerdo otros tiempos...". Es la desgracia de un expatriado, no poder desahogarse con nadie. A un extranjero no le importan sus penas ni las comprende. Entonces el exiliado busca, instintivamente, un interlocutor que lo comprenda, y no encuentra otro sino él mismo, en un desdoblamiento de personalidad. Por eso dice: "Y desahogo mi alma conmigo", y a sí mismo se cuenta los recuerdos más enternecedores, cuando marchaba abriendo la procesión hacia la Casa del Señor, entre aleluyas, entre muchedumbres festivas (versículo 5). Ante este recuerdo siente el salmista una tristeza mortal, que no la puede disimular, y como no puede esperar consolación de nadie en un país extranjero, continúa el extraño diálogo consigo mismo. "Alma mía ¿por qué esa turbación? Ánimo, habrá regreso y fiesta, patria y canciones, y volverás a gritar con toda el alma: 'Salvación de mi rostro. Dios mío'." (versículo 6). El salmista desterrado continúa consigo mismo, entre la nostalgia y la esperanza, consolándose como mejor puede. Por lo visto el salmista era del país del norte y surgen en su mente los lugares de la infancia, allá lejos, las montañas encumbradas de la patria, el gran macizo del Hermón de nieves eternas y el monte menor, el Mizar, por donde baja cantando alegremente el río Jordán. Al recuerdo de estos lugares, donde antaño había nacido y crecido su amistad con el Señor, ahora, al evocarlos, y por mecanismos de asociación, se le despierta vivamente el recuerdo del Señor y con fantasía poética el exiliado se entrega a un juego de simbolismos y realismos. Efectivamente, por las laderas del Hermón el agua, increíblemente cristalina, baja saltando y cantando de quebrada a quebrada. El salmista imagina poéticamente cómo una quebrada dedica a la otra una canción con voces de cascadas diciendo: "Tus torrentes y tus olas me han arrollado". Un símbolo. Así mismo en su alma las olas de la nostalgia y los torrentes de la aflicción le han anegado. Y entre agitadas alteraciones, de pronto brilla el sol de la esperanza para el exiliado. "Yo sé que mi Dios me mirará con ternura y por la mañana me envolverá en el manto de su misericordia y por la noche yo entonaré al son de la cítara una serenata de amor para mi Dios" (versículo 9). Y abruptamente recae el salmista de nuevo en una cantata desesperada, desafiando a Dios. "Roca mía ¿por qué me dejas en la región del olvido? ¿Por qué tengo que andar cabizbajo y sombrío, hostigado eternamente por el enemigo?" (versículo 10). "Se me rompen los huesos y me estallan los tímpanos cuando me echan en cara este puñado de barro: '¿Dónde está tu Dios?' " (versículo 11). Después de tantos altibajos, finalmente el salmista desciende al valle de la serenidad y, en diálogo consigo mismo, se entrega definitivamente en las manos de la esperanza. Échate en las manos de Dios, alma mía, y descansa. Arroja ahí tus oscuras inquietudes, tus preocupaciones, tu mañana. Habrá aurora y campanas. Y mañana mismo Dios amanecerá antes que salga el sol, "¡salud de mi rostro. Dios mío!" (versículo 12).
7 Nov 2009
347
Share Video