Results for: caminando Search Results
Family Filter:
3:31
Recorriendo la Capital federal.....
7 Apr 2013
54
Share Video

1:46
vuelta de bailar, caminando por la playa!!
13 Mar 2007
397
Share Video

0:18
Caminando en la feria.
16 Aug 2007
782
Share Video

3:53
caminando hasta el llegar donde nos encontraremos y gritaremos la libertad
14 Nov 2007
3240
Share Video

1:24
www.amateurexxxtremo.com Michelle en Mini Azul Con Las Nalgas De Fuera Caminando Por La Avenida culo
12 Aug 2009
21327
Share Video

0:47
This is Samaritan Revival on the beach of Panama City Florida. - Este es Avivamiento Samaritano caminando en las playas de Panama City, Florida despues de un concierto
9 Feb 2009
153
Share Video

0:02
Este video se tomo en patio central del instituto tecnologico de cuautla, durante el CICOL 2004, se puede ver al ing. esteban, caminando =)
5 Aug 2008
165
Share Video

2:45
Nostro amic Runo nos enseña en ese vídeo como llegar a la playa de can pastilla caminando desde el Hotel Miraflores. www.amic-hotels-mallorca.com
9 Sep 2008
236
Share Video

0:43
Grupo caminando con Jesus
9 Feb 2009
170
Share Video

0:47
Grupo caminando con jesus
4 Feb 2009
236
Share Video

5:00
cele brado por el grupo caminando con jesus de Detroit, mi
9 Feb 2009
207
Share Video

0:40
celebrado por el grupo caminando con jesus, Detroit, mi
4 Feb 2009
69
Share Video

2:02
celebrada por el grupo caminando con jesus, Detroit, mi
9 Feb 2009
111
Share Video

2:36
http://www.musicaltales.com/es/ Libros de Fantasia [audiolibro] Una musica que no hace sonar no sirve para nada. Una historia musical llama pues un universo imaginario donde se entablan situaciones extraordinarias. Como no estamos en un mundo realista, la musica puede expresarse plenamente en el, y es mejor. En el universo de la Heroic Fantasy muchos sentimientos y situaciones son extremados y acarrean ilustraciones cuanto mas fuertes e interesantes. Helena y la orquesta del mundo de las nieblas Capitulo 2 : WOLFGANG AMADEUS el lobo Helena caminaba ahora en el camino que llevaba a su casa, la ultima del pueblo. A su izquierda se extendía el bosque, y a su derecha vastos jardines cercados, dejando aparecer o no las casas vecinas. Le gustaba estar sola en ese camino. Imaginaba Beethoven, caminando cada dia durante horas, la mente hirviendo con ideas musicales. volvía a encontrar en su música la soledad, sus paseos en el viento, las nubes y el sol, la tormenta y la escampada, todos esos ingredientes que daban a lo romántico su fuerza emocional. Creyó ver una forma furtiva pasar a lo lejos en el bosque. " ¿Ama, eres tu ? ¡Ama ! " Se apremio a entrar en el bosque dejando su bolso al borde del camino. "Ama, estas ahí bonito mió? ¡Ama si eres tu ven!" Se oyó un leve ruido de follaje, y lo distinguió a unos metros, parado, en postura de observación. Wolfgang Amadeus el lobo, se cercioraba que el terreno estaba libre y sin peligro. Había que ser muy prudente cuando se estaba cerca del territorio de los humanos. " Esta bien, no te preocupes, estoy sola, ven a verme. " El grande lobo gris con ojos oscuros se acerco entonces, las orejas pegadas hacia atrás en signo de alegría, y vino a frotarse contra Helena quien lo apretó en sus brazos. " Si, guapo, te quiero, eres mi amigo. " Ama le lambía la cara, como lo hacen los lobos en signo de respeto y de cariño y Helena acariciaba su piel terrosa de la cual se desprendían los puñados de pelos renovados sin interrupción a centenares. " Oh pero que son todos esos pelos, un dia de estos tendría que venir a verte con un cepillo. ¿Que es este lobo tan sucio ? ¡Eres muy guapo pero estas muy sucio, mira todos estos pelos... ! De repente, Ama marcho de un salto, y Helena perdió el equilibrio. " ¿Que te pasa, que ocurre ? " oyó una voz detrás de ella : " ¡Venid, esta aquí, bien os decía que era su bolso ! " Libros de Fantasia [audiolibro] Distributed by Tubemogul.
5 Aug 2009
370
Share Video

5:21
Josué 2 1 Y JOSUÉ, hijo de Nun, envió desde Sittim dos espías secretamente, diciéndoles: Andad, reconoced la tierra, y á Jericó. Los cuales fueron, y entráronse en casa de una mujer ramera que se llamaba Rahab, y posaron allí. 2 Y fué dado aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche á espiar la tierra. 3 Entonces el rey de Jericó, envió á decir á Rahab: Saca fuera los hombres que han venido á ti, y han entrado en tu casa; porque han venido á espiar toda la tierra. 4 Mas la mujer había tomado los dos hombres, y los había escondido; y dijo: Verdad que hombres vinieron á mí, mas no supe de dónde eran: 5 Y al cerrarse la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé á dónde se han ido: seguidlos apriesa, que los alcanzaréis. 6 Mas ella los había hecho subir al terrado, y habíalos escondido entre tascos de lino que en aquel terrado tenía puestos. 7 Y los hombres fueron tras ellos por el camino del Jordán, hasta los vados: y la puerta fué cerrada después que salieron los que tras ellos iban. 8 Mas antes que ellos durmiesen, ella subió á ellos al terrado, y díjoles: 9 Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país están desmayados por causa de vosotros; 10 Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del mar Bermejo delante de vosotros, cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho á los dos reyes de los Amorrheos que estaban de la parte allá del Jordán, á Sehón y á Og, á los cuales habéis destruído. 11 Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más espíritu en alguno por causa de vosotros: porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. 12 Ruégoos pues ahora, me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal cierta; 13 Y que salvaréis la vida á mi padre y á mi madre, y á mis hermanos y hermanas, y á todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte. 14 Y ellos le respondieron: Nuestra alma por vosotros hasta la muerte, si no denunciareis este nuestro negocio: y cuando Jehová nos hubiere dado la tierra, nosotros haremos contigo misericordia y verdad. 15 Entonces ella los hizo descender con una cuerda por la ventana; porque su casa estaba á la pared del muro, y ella vivía en el muro. 16 Y díjoles: Marchaos al monte, porque los que fueron tras vosotros no os encuentren; y estad escondidos allí tres días, hasta que los que os siguen hayan vuelto; y después os iréis vuestro camino. 17 Y ellos le dijeron: Nosotros seremos desobligados de este juramento con que nos has conjurado. 18 He aquí, cuando nosotros entráremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana á la ventana por la cual nos descolgaste: y tú juntarás en tu casa tu padre y tu madre, tus hermanos y toda la familia de tu padre. 19 Cualquiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Mas cualquiera que se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza, si mano le tocare. 20 Y si tú denunciares este nuestro negocio, nosotros seremos desobligados de este tu juramento con que nos has juramentado. 21 Y ella respondió: Sea así como habéis dicho. Luego los despidió, y se fueron: y ella ató el cordón de grana á la ventana. 22 Y caminando ellos, llegaron al monte, y estuvieron allí tres días, hasta que los que los seguían se hubiesen vuelto: y los que los siguieron, buscaron por todo el camino, mas no los hallaron. 23 Y tornándose los dos varones, descendieron del monte, y pasaron, y vinieron á Josué hijo de Nun, y contáronle todas las cosas que les habían acontecido. 24 Y dijeron á Josué: Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos; y también todos los moradores del país están desmayados delante de nosotros.
7 Nov 2009
395
Share Video

4:30
Testimonio de Watchman Nee Introducción: Este testimonio fue cedido por el Hermano Watchman Nee a un colaborador en un encuentro que sostuvieron en Kulangsu, una isla cercana a la costa del sudeste de provincia de Fukien, China, en octubre de 1936. Hasta donde yo sé, ésta era la única ocasión en su vida en la que él habló en detalle sobre sus asuntos personales. Muy raramente él trataba públicamente con lo relacionado a su propia experiencia espiritual, probablemente porque "no quiero que nadie piense más de lo que ve u oye de mí" (2 Cor. 12:6). Trasfondo familiar. Nací en una familia Cristiana. Yo fui el tercer niño precedido por dos hermanas. Porque yo tenía una tía que había tenido seis hijas sucesivamente, mi tía paternal estaba disgustada cuando mi madre dio a luz a dos muchachas. Según la costumbre china, se prefieren los varones a las hembras. Cuando mi madre dio a luz a dos muchachas, las personas dijeron que probablemente a ella le pasaría como a mi tía. Aunque mi madre todavía no fue salva, ella comenzó a orar y a pedirle al Señor "Si yo tengo un muchacho, lo dedicaré a Tí." El Señor oyó su oración y nací yo. Mi padre me dijo en una ocasión, "Antes de que nacieras, tu madre prometió presentarte al Señor." Salvación. Fui salvo en 1920 a la edad de diecisiete años. Antes de ser salvo experimenté serias dudas y angustia debatiéndome si aceptar al Señor Jesús como mi Salvador o no, y si debía servir al Señor. Para la mayoría de las personas, el problema en el momento de salvación es cómo librarse del pecado. Pero para mí, librarme de la esclavitud del pecado y entregarle mi vida iban juntos. Si yo fuera a aceptar al Señor Jesús como mi Salvador, lo aceptaría simultáneamente como mi Señor. No sólo me libraría del pecado sino también del mundo. En ese momento yo tuve miedo de ser salvado, porque yo supe que una vez yo fuera salvado yo debía servir al Señor. Por consiguiente, era necesario que mi salvación incluyera esos dos aspectos. Para mí era imposible poner al Señor que llama de lado y desear sólo salvación. Yo tenía que o escoger creer en el Señor y tener una salvación dual o renunciar a ambos. Para mí aceptar al Señor significarían que ambos circunstancias tendrían que tener lugar simultáneamente. Fue en la tarde del 29 de abril de 1920, estaba solo en mi cuarto. No tenía ninguna paz en mi mente. Fuera que me sentara o me levantara, no podría encontrar ningún descanso, la batalla que se libraba dentro de mí era si debía reconocer a Cristo como mi Señor o no. Me sentía más inclinado a no creer en el Señor Jesús y no ser un Cristiano. Sin embargo, eso me hizo sentir muy intranquilo interiormente. Había un forcejeo muy real dentro de mí. Entonces me arrodillé para orar. Al principio no tenía ninguna palabra con que orar. Pero muchos de mis pecados se me vinieron a la mente y comprendí que yo era un pecador. Yo nunca había tenido en mi vida semejante experiencia antes de ese momento. Me vi como un pecador y yo también vi al Salvador. Vi la inmundicia de mi pecado y también vi el poder de la sangre preciosa del Señor limpiándome y haciéndome más blanco que la nieve. Vi las manos de Señor clavadas en la cruz, y al mismo tiempo le vi estirar Sus brazos hacia mí para darme la bienvenida y decirme "estaba esperando recibirte." Sobrecogido por tanto amor, no podía rechazarlo, y decidí aceptarlo como mi Salvador. Tiempo atrás, yo me había reído de aquéllos que creían en el Señor, pero esa tarde no podía reírme de eso. En cambio, lloré y confesé mis pecados buscando el perdón de Señor. Después de hacer mi confesión, la carga de pecados se soltó, y me sentía flotante y lleno de alegría interior y paz. Esto era la primera vez en mi vida que yo me di cuenta que era un pecador. Era la primera vez que oraba y tenía mi primera experiencia de alegría y paz. Mi experiencia de salvación se me hacía muy vívida y real. En cerrado en mi cuarto me aislé de todo lo que me rodeaba y le dije al Señor "Señor, que misericordioso y amable has sido conmigo." Entre los que me oyen hay tres condiscípulos míos por lo menos. Entre ellos está el Hermano Pese Kwang-hsi que puede testificar del tipo de lo enfermizo que yo era, así como un excelente estudiante mientras estaba en escuela. En el aspecto negativo, infringí a menudo las reglas escolares. En el aspecto positivo, yo estaba siempre el primero en cada examen, porque Dios me había dado inteligencia. Mis trabajos escolares frecuentemente se anunciaban en el tablón de anuncios para ser exhibidos. En ese momento yo pertenecía a una juventud con muchos y grandes sueños así como muchos planes de futuro. Pero todos esos planes llegaban a su fin. Puedo decir humildemente que eso fue muy duro, hubiera sido bastante posible alcanzar un gran éxito en el mundo. Mis condiscípulos también pueden testificar de esto. Pero siguiendo con la historia de cómo fui salvo muchas buenas cosas pasaron me sucedieron. Todos mis planes de antes se anularon. Mi futura carrera la abandoné totalmente. Para algunos este paso podría ser fácil, pero no para mí, con tantos planes y sueños, era sumamente penoso. En la misma tarde en que fui salvado empecé a vivir una nueva vida, la vida que el Dios eterno había entrado en mí. Mi salvación y llamamiento para servir al Señor tuvieron lugar simultáneamente. Desde esa tarde, yo no he tenido nunca ninguna duda sobre mi llamado. Durante esa hora pensé por última vez en mi futura carrera. Comprendí que, en una mano, el Señor me había salvado para mi bendición, y al mismo tiempo, Él lo hizo para Su propia causa. Él quería que yo obtuviera Su vida eterna, y también me quiso para servirlo y ser Su colaborador. Como era un bebé en el Señor aún no entendía la verdadera naturaleza de predicar. Años atrás, lo consideré ese trabajo como la más absurda y baja de las ocupaciones. En esos días la mayoría de los predicadores eran empleados por europeos o misioneros americanos. Ellos eran segundones serviles a los misioneros que ganaban ocho o nueve dólares por mes. Mi intención antes de convertirme no era ni volverme un predicador ni siquiera un cristiano. Nunca hubiera podido imaginar que escogería la profesión de predicador, una profesión que desprecié y consideré absurda y primaria. Aprendiendo a servir al Señor. Después que fui salvado, comencé a amar las almas de pecadores de forma espontánea y deseaba que ellos se salvaran. Con ese fin empecé a predicar el evangelio y a llevar testimonio entre mis condiscípulos. Sin embargo después de casi un año de trabajo, nadie se salvó. Pensé que el problema estaba en mi manera de hablarles o explicarles el evangelio. Pero aunque yo tenía mucho que explicar acerca del Señor, a mis palabras les faltaba el poder para mover a los oyentes. Oración para la salvación de otros. Aproximadamente en este tiempo me encontré con una misionera Occidental, la Srta. Groves (Margaret la colaboradora de la hna. Barber), quién me preguntó que a cuantas personas yo había traído al Señor en el año después de mi salvación. Bajé mi cabeza y vergonzosamente admití en voz baja que, aunque les había predicado el evangelio a mis condiscípulos, no quisieron escuchar, y cuando escuchaban, no creían. Mi actitud era que, una vez que ellos rehusaban oir el evangelio yo había cumplido mi trabajo, y ellos tenían que asumir las consecuencias. Ella me habló con franqueza: "tú eres incapaz de llevar a las personas al Señor porque hay algo sin solucionar entre Dios y tú. Puede ser que tengas algunos pecados sin confesar, o asuntos que aun no hayas resuelto con alguien." yo admití que tales cosas existían, y ella me preguntó si yo deseaba abandonarlos inmediatamente. Le contesté que desde luego que sí. También ella me preguntó acerca de la manera en la que yo daba testimonio. Le contesté que escogía a las personas al azar en y les hablaba, sin tener en cuenta si ellos estaban escuchando o no. Ella me dijo "Esa no es la manera correcta. Tú tienes que hablar primero con Dios, antes de hablar a las personas. Debes orar a Dios, haz una lista con los nombres de los compañeros, y pregúntale a Dios que por cual de ellos debes de orar. Ora diariamente por ellos y menciónalos por su nombre. Entonces cuando Dios te lo permita te dará la oportunidad, y tú debes darles testimonio." Después de esa conversación, empecé a tratar con mis pecados haciendo restitución inmediata y pagando mis deudas, reconciliándome con mis condiscípulos, y confesando mis ofensas a otros. Además anoté en mi cuaderno los nombres de aproximadamente otros setenta compañeros y empecé orando diariamente para ellos y mencionando sus nombres individualmente ante Dios. A veces oraba por ellos a todas horas e incluso en clase, silenciosamente,. Cuando la oportunidad surgió, yo les daba testimonio a ellos e intentaba persuadirlos a creer en el Señor Jesús. Mis compañeros a menudo hacían chistes cuando me veían venir, "Hay viene Don predicador. Vamos a escuchar su predicación." Aunque la verdad era que ellos no tenían ninguna intención de escuchar. Llamé de nuevo a la Srta. Groves y le dije, los "He seguido sus instrucciones totalmente, pero todavía no ha habido resultado" así que Ella contestó, el "No se sienta defraudado. Siga orando hasta que algunos se salven." yo continué orando diariamente. Cuando la oportunidad se presentó, compartí mi testimonio y les prediqué el evangelio. Gracias al Señor, después de varios meses, se salvaron todos menos uno de las setenta personas cuyos nombres estaban en mi cuaderno. Aprendiendo una lección de sumisión. En 1923 siete de nosotros trabajamos juntos como colaboradores. Dos de nosotros llevábamos la delantera, un colaborador que era cinco años mayor y yo. Nosotros teníamos otro colaborador con el que nos encontrábamos todos los viernes. Nosotros éramos todos jóvenes entonces, y cada uno tenía su propia manera de pensar. Yo demostré a menudo al mayor colaborador que estaba equivocado, y viceversa. Puesto que mi temperamento no se había sometido totalmente a Dios, yo frecuentemente perdía los estribos. Hoy en 1936 a veces me río de aquellas circunstancias, pero entonces yo raramente me reía de ese momento. En nuestras controversias admito que muchas veces estaba equivocado, pero él también lo estaba en algunos momentos. Era fácil para mí perdonar mis propias faltas, pero no me era tan fácil perdonar a otros. Uno de los viernes en que tuve esa discusión, busqué a la misionera Barber el sábado y para acusar al otro colaborador. Le dije "los otros le dijeron al otro obrero que debe actuar de esta manera, pero él no me escucha. usted tiene que hablarle." A lo que la misionera Barber contestó, el "Él es cinco años mayor que tú; debes escucharlo y debes obedecerle." A lo que yo contesté, "Pero cree usted que es razonable escucharlo?" Ella me dijo, "¡Sí! Las Escrituras dicen que el más joven debe obedecer al mayor." yo contesté, " no puedo hacer esto. Un Cristiano debe actuar según la lógica." Ella contestó, "Si tiene razón o no, eso no te tiene que preocupar. Las Escrituras dicen que el más joven debe obedecer el mayor." yo en el fondo estaba enfadado porque la Biblia decía semejante cosa. Quise dar rienda suelta a mi indignación, pero no pude. Durante un tiempo siguieron las discusiones de los viernes, iba a ella a quejarme de lo ofendido que me sentía, pero ella me citaba las Escrituras de nuevo y exigía que obedeciera al superior. A veces yo lloraba el viernes por la tarde después de la discusión en la tarde del viernes. Entonces iba a la misionera Barber el Sábado día para desahogar mis agravios y esperar que ella me vindicara. Pero volvía a terminar llorando después de la próxima tarde de sábado en casa. Deseé haber nacido unos cuantos años antes. La cosa está en que en esa controversia yo tenía argumentos muy buenos. Estaba convencido que cuando se los dijera, ella vería cómo mi colaborador estaba equivocado y entonces me apoyaría. Pero ella decía , "Si el colaborador está equivocado o no es otra cuestión. Mientras estás acusando a tu hermano ante mí, estás siendo llevado a la cruz? ¿Eres como un cordero?" Cuando ella me cuestionó de esta manera, me sentí muy avergonzado y nunca pude olvidarme de sus palabras. Mis argumentos y mi actitud revelaban que yo no estaba actuando como uno que va la cruz, ni como un cordero. Dios quiso pulirme y quitar todos lo afilado, puliendo mis aristas. En tales circunstancias aprendí a obedecer a un colaborador mayor. En ese año y medio, aprendí la lección más valiosa de mi vida. Aunque mi cabeza estaba llena con ideas, Dios quiso llevarme a entrar en la realidad espiritual. En ese año y un medio, comprendí lo que es llevar la cruz. Hoy en 1936 nosotros tenemos unos cincuenta colaboradores. Si no hubiera sido por la lección de obediencia que aprendí en ese año y un medio, temo que no hubiera podido trabajar junto con nadie más. Dios me puso en esas circunstancias para que yo pudiera aprender a estar bajo el control del Espíritu Santo. En esos dieciocho meses yo no tuve ninguna oportunidad de sacar mis propuestas adelante. Yo sólo podía llorar y sufrir por eso. Pero era algo necesario, para que Dios puliera en mí todos los bordes y afiliadas aristas. Esto ha sido una cosa difícil de lograr. ¡Cuanto Le agradezco y cuanto alabo Dios que me dio tal Gracia! Hay una palabra que debo decir a los colaboradores jóvenes. Si ustedes no pueden resistir la prueba de la cruz, usted no pueden convertirse en instrumentos útiles. Es sólo cuando tienen el espíritu de un cordero que Dios se siente complacido: la apacibilidad, la humildad, y la paz. Su ambición, altos propósitos, y la habilidad son todos inútiles a los ojos de Dios. Yo he estado en este mal camino y debo confesar a menudo mis limitaciones. Todos los que me rodean están en manos de Dios. No es una pregunta de quien tiene razón; es una pregunta de si estás llevando la cruz. En la iglesia, tener razón o no carece de importancia; todo lo que cuenta es ser llevado a la cruz y aceptar el quebrantamiento. Esto produce el desbordamiento de vida divina y logra que los Suyos se amen. Dios como mi Sanador. En 1924 me descubrieron una enfermedad, me sentía débil, tenía dolor en el pecho, y una fiebre ligera. El Dr. H. S. Wong me dijo, los "Sé que ustedes tienen fe y que Dios le puede curar, pero permítame examinarlo y diagnosticarle su enfermedad." Después del examen habló con el hermano Wong Teng Ming durante algún tiempo en voz muy baja. Al principio, aunque les pregunté, ellos no quisieron decirme el resultado del examen. Pero cuando les dije que no tenía miedo de cuales fueran los resultados, el Dr. Wong me dijo algo que me preocupó: que había contraído la tuberculosis y que mi situación era tan seria que se prolongaría indefinidamente. Esa noche yo no pude dormir; no quería ir al encuentro del Señor sin haber completado mi trabajo. Me sentía muy deprimido. Decidí ir al campo por un tiempo y tener más comunión con el Señor. Le pregunté al Señor, "¿Cuáles son tus propósitos para mí? Si deseas prolongar mi vida, haz lo que quieras ya que no temo morir." Durante medio año no supe con seguridad qué quería el Señor para mí, pero había alegría en mi corazón, y sabía que el Señor nunca pudiera estar equivocado. Las muchas cartas que recibí durante este tiempo no me trajeron estímulo o consuelo; más bien, ellos me reprendían porque trabajaba en exceso y porque no me cuidaba adecuadamente. Un hermano me reprochó citando Efesios5:29, "Porque nadie aborreció su propia carne, sino que la nutre y la cuida, así como Cristo hizo a la Iglesia." El hermano Cheng Chi-kwei de Nanking me invitó a su casa donde podía descansar y al mismo tiempo ayudarle a traducir el curso bíblico por correspondencia del Dr. Scofield's. Durante esos días unos treinta hermanos y hermanas me visitaron para tener compañerismo. Hablé con ellos con respecto a preguntas relacionadas con la Iglesia. Comprendí que la mano de Dios estaba obrando en mí con el propósito expreso de hacerme retroceder a mi primera visión; por otra parte, mi etapa como predicador de avivamiento había terminado. Día tras día pasaba sin que mi tuberculosis se curara. Aunque pasaba mucho tiempo escribiendo y estudiando la Biblia, la enfermedad no me abandonaba. Tenía algo de fiebre cada tarde, no podía dormir por la noche, y frecuentemente experimentaba sudores nocturnos. Como me aconsejaron tomar más tiempo para recuperarme, contesté, "Si descanso más tiempo puedo llegar a volverme un perezoso" aunque pensaba que no me quedaba mucho tiempo, creía que Dios aumentaría mis fuerzas y que debía seguir trabajando para Él. Le pedí al Señor que me diera cualquier trabajo pendiente que tuviera para mí. Cualquiera que fuera la cosa que Él quería que yo hiciera, le pedí que me conservara la vida para hacerlo; por otra parte, me sentía que no había nada de valor en vivir la vida de una forma mundana y terrenal. Podía levantarme de la cama durante un poco de tiempo, pero en el futuro ya no podría hacer eso. En una ocasión Me pidieron que dirigiera una reunión evangelística. Me levanté y le pedí al Señor que me fortaleciera. Mientras iba caminando a la reunión, me obligaron a que me apoyara de vez en cuando contra un poste. Cada vez que hacía eso le decía al Señor "vale la pena morir por Ti." Algunos hermanos que sabían lo que yo estaba haciendo me reprendieron por no cuidar mi salud. A esto yo les contestaba que yo amaba a mi Señor y estaba dispuesto a dejar mi vida por Él. Después de estar orando por un mes, sentí que debía escribir un libro que abarcara lo que yo había aprendido delante de Dios. Mi idea siempre había sido que uno no debe escribir libros hasta que fuera viejo, pero cuando yo consideré que podría estar dejando esta mundo, me sentía que debía empezar a escribirlo. Alquilé un cuarto pequeño en Wusih, provincia de Kiangsu, donde permanecí en silencio y pasaba los días escribiendo. En ese tiempo mi enfermedad se agravó hasta el punto de que ni siquiera podía acostarme. Mientras escribía me sentaba en una silla con una parte de atrás alta y apretaba mi pecho contra el escritorio para aliviar el dolor. Satanás me dijo, "Desde que empezaste a trabajar tus dolores han empeorado, ¿por qué no te mueres para acabar con este sufrimiento?" yo me retorcía de dolor, pero le dije "El Señor me quiere así que ¡vete de aquí!" tardé cuatro meses para terminar los tres volúmenes de "El Hombre Espiritual". Escribir ese libro fue un trabajo de sangre, sudor, y lágrimas. Pensé que iba a perder la vida, pero la Gracia de Dios me sostuvo. Después de completar cada sesión de trabajo de escritura, me decía "Este es mi último testimonio a la iglesia." Aunque el trabajo se hizo en medio de toda clase de dificultades y penalidades, me sentía que Dios estaba extraordinariamente cerca de mí. Algunos se sentían que el tiempo de mi partida estaba cercano. El hermano Cheng me escribió diciendo "Si sigue trabajando así está acelerando el tiempo en que debe abandonarnos." A lo que yo le contesté, los "Amo a mi Señor y seguiré viviendo para Él." Escribí a "El Hombre Espiritual" durante mi larga enfermedad. Cuando estaba listo para la publicación, se necesitaron aproximadamente cuatro mil dólares. No había medios suficientes para costearlo, y le pedí a Dios que se hiciera cargo. Sólo cuatro colaboradores conocieron esta necesidad. Nadie más lo supo. Al poco tiempo el Señor proporcionó cuatrocientos dólares, y nosotros firmamos un contrato con una editorial para que comenzara imprimir el libro. Acordamos que si no podíamos hacer frente al pago perderíamos los derechos de impresión y tendríamos que hacer frente a esa deuda. Oramos para llegar de alguna manera a un acuerdo. En ese momento yo tuve que guardar cama. Siempre que la editorial recibiera el pago, el Señor nos había proporcionado los medios. Confiábamos que el Señor haría frente a esa deuda, la editorial nos dijo, "Sabemos que las personas de la Iglesia cumplen normalmente sus pagos." Cuando se terminó la publicación del libro oré, "Ahora puedes despedir a tu siervo en paz." Ya que mi enfermedad empeoraba.. Ya no podía dormir apaciblemente por la noche, y cuando despertaba me movía continuamente de un lado a otro de la cama. Físicamente, yo era un saco de huesos. Tenía sudores nocturnos, y mi voz se puso ronca. Las personas tenían dificultad para entender lo que decía, aun cuando ellos pusieran su oreja cercana a mi boca. Varias hermanas se daban la vuelta para no verme, una de ellas que era una enfermera veterana siempre que me veía lloraba. Ella testificó "Yo he visto a muchos pacientes, pero nunca he visto uno con una condición tan lastimosa como la suya. Temo que no pueda vivir más que tres o cuatro días." Cuando alguien me contó esto, yo le dije, "Es normal que diga esas cosas, yo mismo me doy cuenta que voy a morir pronto." Un hermano telegrafió a iglesias en varios lugares y les dijo que no había esperanza para mí y que no hacía falta que siguieran orando por mí. Un día que le pregunté a Dios "¿Por qué me estás llamando tan pronto?" le confesé mis pecados y temo que pudiera haber sido infiel acerca de algunos asuntos. Al mismo tiempo le dije a Dios que yo no tenía fe. Ese mismo día me consagré a ayunar y orar y me presenté una vez más a Él. Le dije que haría lo que Él me pidiera. Desde la mañana hasta tres de la tarde que estuve ayunando. Al mismo tiempo los colaboradores oraron juntos en mi favor en casa de la misionera Ruth y en casa de Lee. Le pedí a Dios que aumentara mi fe, me respondió con palabras de las que nunca me olvidaría. La primera frase era, los "El justo vivirá por la fe" (Rom. 1:17). La segunda frase era, "por la fe estáis firmes" (2 Cor. 1:24). La tercera frase era, los "Por fe andamos" (2 Cor. 5:7). Le agradezco a Dios por haberme hecho entender que ya Él me había curado. Pero la prueba vino inmediatamente. La Biblia dice que debemos "permanecer firmes en la fe," pero yo me estaba quedando en cama. Un conflicto se levantó en mi mente: ¨¿Debo levantarme y estar firme en la fe o debo seguir acostado?". Todos nosotros sabemos que a los seres humanos les resulta más cómodo morir en una cama que morirse en otro lugar. Entonces la palabra de Dios se manifestó con poder, e ignorando mis dudas, me puse mi ropa y me vestí, era la primera vez que lo hacía en ciento setenta y seis días. Cuando dejé la cama para estar de pie, sudé tanto que era como si me hubiera empapado de lluvia. Satanás me dijo, "¿seguro que debes permanecer firme cuando ni aun te mantienes sentado?" yo me retorcí "Dios me dijo que estuviera firme," y me puse de pie. Me entró de nuevo un sudor frío, casi me caí. Me repetía una y otra vez, "Estad firmes en la fe, ¡debo estar de pie por fe!" estuve un tiempo hasta que me pude poner mis pantalones y calcetines. Después de tocar los pantalones, me sentaba. Tan pronto me senté Dios me hizo ver que no sólo debo estar firme en la fe, sino también andar por fe. Sentía que sería maravilloso levantarme para poder alcanzar mis calcetines y pantalones. ¨ ¿Cómo podía caminar hasta allí?" Una vez que lo conseguí le pregunté al Señor "¿Ahora donde quieres que vaya?". Él contestó, "Ve abajo, a casa de la hermana de Lee, al número 215." Allí varios hermanos y hermanas habían estado ayunando y habían orado allí por mí durante dos o tres días. Cuando bajaba los escalones, me decía "Estad firmes en la fe, ¡anda por fe!!" Con cada paso abajo, oré, "O Señor, eres Tú quién me hace caminar." Mientras descendía esos veinticinco pasos, parecía que estaba caminando de la mano con el Señor en fe. "Caminar dentro del cuarto era fácil, ¿pero cómo sería andar por el piso inferior?" oré a Dios, "Oh Dios, yo puedo estar de pie a través de fe, y a través de fe yo puedo también andar por el piso de abajo" Inmediatamente, yo fui a la puerta que lleva a la escalera y la abrí. Le digo honestamente que cuando yo estaba de pie a la cima de la escalera me parecía ser la escalera más alta que yo había visto en mi vida. Dije a Dios, "Si Tú me dices que camine lo haré, aunque me muera como resultado del esfuerzo." Pero continué, "Señor, yo no puedo caminar. Te pido que me sostengas mientras estoy caminando." Con una mano sosteniéndome de la barra, descendí paso a paso. De nuevo me entraba el sudor frío. Cuando bajé los escalones, continué clamando, "Estad firmes en la fe, ¡debo estar de pie por fe". Cuando llegué al fin de la escalera me sentí muy fuerte. Abrí la puerta y me dirigí recta hacia la casa de la hermana de Lee. Le dije al Señor, "Desde ahora, viviré a través de fe y ya no voy a ser un inválido." golpeé a la puerta así como Pedro hizo en Hechos 12:12-17, pero sin que Rode abriera la puerta. Cuando abrieron la puerta entré en la casa, siete o ocho hermanos y hermanas me miraron fijamente. Ellos se quedaron mudos e inmóviles. Durante aproximadamente una hora todos nos sentamos calladamente como si Dios se hubiera aparecido entre nosotros. Yo también me quedé sentado lleno de acción de gracias y alabanza. Entonces les conté a todos que había pasado hasta antes de ser sanado. Alegres y jubilosos en el espíritu, todos nosotros alabamos a Dios por Su maravillosa obra. Ese mismo día contratamos un automóvil para ir a Kiangwan en los suburbios y visitar a Dora Yu, la famosa evangelista. Ella se asustó mucho al verme, porque ella había recibido noticias de que iba a morir en breve. Cuando aparecí, yo le parecía como uno que había sido levantado de los muertos. Fue otra ocasión de acción de gracias jubilosa y de alabar al Señor. El domingo siguiente, hablé en la plataforma durante tres horas. Aproximadamente hace cuatro años, fui a una subasta en la casa de un doctor alemán. Al investigar encontré que este doctor fue el que había tomado radiografías de mi pecho hacía muchos años. Sacó tres fotos y me dijo que no había esperanza para mí. Cuando yo le pedí que sacara otra foto, él dijo que no había necesidad de otra foto adicional. Él me mostró entonces otra radiografía de pecho de en la misma situación y me dijo "Este estaba mejor que usted y se murió en su casa dos semanas después de se tomara la radiografía. No vuelva a visitarme, sería una pérdida de tiempo y dinero." Cuando oí esto, yo fui a casa muy sorprendido. Entonces, hace cuatro años, leí un anuncio en el periódico acerca de la subasta de un edificio y mobiliario de un cierto doctor de alemán muy famoso que se había muerto. Cuando yo descubrí que este doctor fue el que había tomado radiografías de mi pecho hace muchos años, alcé a mis manos para alabar al Señor. Yo dije, doctor del "Él dijo que me iba a morir, pero ha sido él quien se ha muerto. Gracias Señor por tú misericordia." Bajo la sangre de Señor yo dije "Este doctor era más fuerte que yo y ha muerto, y yo por la Gracia del Señor sigo vivo." En ese día que yo compré muchas cosas de su casa para guardarlas como recuerdo. Confiando en Dios en cuanto al sustento. En 1923 el hermano Pesa Kwang-hsi me invitó a predicar en Kien-ou al norte de la provincia de Fukien. Yo sólo tenía aproximadamente unos quince dólares en mi bolsillo, un tercio de los gastos del viaje. Decidí salir el viernes por la tarde y continuar en oración el miércoles y jueves. El dinero, sin embargo, no llegó. Oré el viernes por la mañana de nuevo. No sólo no era dinero que necesitaba para el viaje, sino que también sentía que yo debía de dar cinco dólares a cierto colaborador. Yo recordé las palabras de Señor: "Dad y se os dará." yo no había sido un amante de dinero, pero ese día yo amé realmente dinero y encontré sumamente difícil dar. Oré de nuevo al Señor, "O Señor, si realmente quieres que regale esos cinco dólares, haré Tu voluntad," pero todavía todavía me resistía interiormente. Fui engañado por Satanás al pensar que después de orar no tendría que regalar los cinco dólares. Ese fue la única vez en mi vida que lloré encima de dinero. Decidí que obedecería al Señor y le daría los cinco dólares a ese colaborador. Después de que el dinero le fue dado, estaba lleno de alegría celestial. Cuando el colaborador me preguntó que por qué le daba ese dinero, le dije, "No me pregunte, le responderé más tarde." El viernes por la tarde que me preparé para empezar mi viaje. Le dije a Dios, "los quince dólares ya eran insuficientes, y Tú querías que diera cinco dólares. ¿No sigue siendo poco para el viaje? No sabía cómo iba a poder predicar." tomé la determinación de ir primero a Shui-kow a través de vapor y entonces a Kien-ou en un barco de madera pequeño. Sólo gasté un poco para el viaje a Shui-kow. Cuando el vapor estaba a punto de llegar, yo me sentía que si yo no oraba según mis propios planes, el resultado sería mucho mejor. Por lo que le dije al Señor "Yo no sé cómo orar; por favor hazlo por mí." Y agregué, "Si no me vas a dar el dinero al menos te pido que el barco me cobre poco." Cuando llegué a Shui-kow, muchos barqueros vinieron a ofrecerme sus servicios. Uno pidió sólo siete dólares por mi pasaje. Ese precio estaba más allá de toda expectativa; la tarifa usual era más cara. Le pregunté al barquero por qué su precio era tan bajo, y él me contestó, el barco del "Hago contrabando para el magistrado, pero me permiten llevar a un pasajero en el espacio que queda en la popa, para que yo me gane algún dinero más. Pero usted tiene que llevar su propia comida." Al principio, yo tenía quince dólares en mi bolsillo. Después de darle cinco dólares a un colaborador y gastar unos diez centavos para la jornada a través de vapor, siete dólares para el barco de madera pequeño, y un dólar para la comida, me quedaba un dólar treinta cuando yo localicé a Kien-ou. ¡gracias al Señor Él proveyó para mi necesidad en la Obra .
11 Nov 2009
1329
Share Video