Results for: inteligencia Search Results
Family Filter:
1:53
Cuando Fisher impide que un renombrado ladrón, Miles, después de haber dado un golpe, se escape con un botín de varios millones de dólares, la novia del delincuente muere de forma accidental. Tras haberse evadido de la cárcel, tan privilegiada mente criminal pone en escena su venganza, escarneciendo a Danny, haciéndole víctima de una serie de trabajos y sometiéndole a unos enigmas de solución casi imposible… a 12 trampas… que Danny debe superar de algún modo si quiere salvar su vida y la de su novia. Cada trampa, que puede consistir en una prueba de inteligencia o en otra de resistencia digna de Sísifo, mantiene a Danny presa del desconcierto en todo momento, llevando al resuelto detective de un extremo a otro de la ciudad a velocidad de vértigo. Automóviles, tranvías y transbordadores se convierten en posibles armas de destrucción masiva. A medida que va creciendo la violencia de las trampas, un paso en falso puede aproximar a los contendientes a un fatal desenlace de su enfrentamiento.
18 Sep 2009
201
Share Video

2:22
Will Ferrell interpreta al Dr. Rick Marshall, un científico venido a menos, al que atrapa un vórtice y le lanza a un pasado lejano. Muy lejano, incluso. El científico carece de armas, habilidades e inteligencia para sobrevivir en un universo alternativo plagado de dinosaurios al acecho y fantásticas criaturas de otro mundo. El Mundo de los Perdidos es un lugar espectacular hecho a medida para las situaciones cómicas. Pero el Dr. Rick Marshall no está solo en esta aventura. Le acompañan la superinteligente investigadora Holly (Anna Friel) y Will (Danny McBride), un forofo de la supervivencia. Perseguidos por T. Rex y acosados por reptiles de una lentitud que exacerbaría a cualquiera, los Sleestaks, los tres dependen de su único aliado, un primate llamado Chaka (Jorma Taccone), para salir de esta dimensión híbrida. Si consiguen escapar, serán héroes. Y si no, eternos refugiados en El mundo de los perdidos.
18 Sep 2009
225
Share Video

1:53
Cuando Fisher impide que un renombrado ladrón, Miles, después de haber dado un golpe, se escape con un botín de varios millones de dólares, la novia del delincuente muere de forma accidental. Tras haberse evadido de la cárcel, tan privilegiada mente criminal pone en escena su venganza, escarneciendo a Danny, haciéndole víctima de una serie de trabajos y sometiéndole a unos enigmas de solución casi imposible… a 12 trampas… que Danny debe superar de algún modo si quiere salvar su vida y la de su novia. Cada trampa, que puede consistir en una prueba de inteligencia o en otra de resistencia digna de Sísifo, mantiene a Danny presa del desconcierto en todo momento, llevando al resuelto detective de un extremo a otro de la ciudad a velocidad de vértigo. Automóviles, tranvías y transbordadores se convierten en posibles armas de destrucción masiva. A medida que va creciendo la violencia de las trampas, un paso en falso puede aproximar a los contendientes a un fatal desenlace de su enfrentamiento.
19 Sep 2009
704
Share Video

2:22
Will Ferrell interpreta al Dr. Rick Marshall, un científico venido a menos, al que atrapa un vórtice y le lanza a un pasado lejano. Muy lejano, incluso. El científico carece de armas, habilidades e inteligencia para sobrevivir en un universo alternativo plagado de dinosaurios al acecho y fantásticas criaturas de otro mundo. El Mundo de los Perdidos es un lugar espectacular hecho a medida para las situaciones cómicas. Pero el Dr. Rick Marshall no está solo en esta aventura. Le acompañan la superinteligente investigadora Holly (Anna Friel) y Will (Danny McBride), un forofo de la supervivencia. Perseguidos por T. Rex y acosados por reptiles de una lentitud que exacerbaría a cualquiera, los Sleestaks, los tres dependen de su único aliado, un primate llamado Chaka (Jorma Taccone), para salir de esta dimensión híbrida. Si consiguen escapar, serán héroes. Y si no, eternos refugiados en El mundo de los perdidos.
19 Sep 2009
167
Share Video

4:49
Ricard Monforte i Vidal ha sido mi compañero y mi amigo desde 2001. Inició conmigo el Grupo Metáfora en diciembre de 2003 en groups.msn**** Juntos creamos este nuevo foro propio en noviembre de 2008. Es la persona con quien más he compartido intelectualmente en toda mi vida, dotado de una inteligencia y de una agudeza intelectual que me cautivó desde el primer día, su sentido del humor consiguió hacerme reír hasta quedar exhausta en infinidad de ocasiones. Desde que nos conocimos en la extinta poesía**** no hemos dejado de tener contacto ni un solo día, era testarudo y trabajador sin descanso, yo le inicié en el canto, él me inició en la métrica, nos ayudamos siempre, compartió retazos de mi vida académica y estudiaba la licenciatura de Hispánicas en la UNED - desgraciadamente, la vida no le ha permitido terminar sus estudios -. A pesar de estar enfermo de cáncer nunca dejó de trabajar, en la clínica se llevaba sus libros para estudiar y yo le mantenía siempre informado del desarrollo del foro. La muerte se lo ha llevado como menos esperábamos, de un zarpazo. Falleció el viernes 7 de agosto de 2009. Muchos amantes de la creación literaria apreciaron sus enseñanzas. Una gran parte de su obra se halla en mi página web: www.metaforas****.es *******www.metaforas****.es/ricard-mo... Ricard, gracias por tu ayuda, tu compañía y tu presencia continua. Tu partida me ha dejado intectualmente sola, con esta empresa que juntos creamos y que debo llevar adelante sin fuerzas, por ti seguiré. Diana Gioia
4 Oct 2009
188
Share Video

9:54
Proverbios 2:6 Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.7.El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente. Distributed by Tubemogul.
20 Oct 2009
171
Share Video

2:58
Salmo 23 El vigésimo tercer Salmo es bien querido alrededor del mundo. A través de éste famoso nos proporciona intimidad y confianza con el Santísimo. Sentimos una quietud, serenidad, renovación, valor y fuerza. Es un bello ejemplo de una confesión de fe, ¡aún en el valle de la muerte! ¡Son maravillosas palabras para vivir! Salmo 23 El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos él me hace reposar y a donde brota agua fresca me conduce. Fortalece mi alma, por el camino del bueno me dirige por amor de su Nombre. Aunque pase por oscuras quebradas, no temo ningún mal, porque tú estás conmigo, tu bastón y tu vara me protegen. Me sirves la mesa frente a mis adversarios, con aceite perfumas mi cabeza y rellenas mi copa. Me acompaña tu bondad y tu favor mientras dura mi vida; mi mansión será la casa del Señor por largo, largo tiempo. El Salmo 23 nos da un enorme consuelo y fuerza. Me asombra la manera como personas de todo tipo se acuerdan de estas palabras en tiempos de crisis y dolor. Casi siempre guardamos este Salmo para los momentos de apuros y aflicciones. Hace algunos años, un amigo gay me preguntó: "¿Por qué? ¿Por qué solamente escuchamos este Salmo durante un funeral? ¿Por qué no lo escuchamos también en los tiempos felices?" ¡Este estudio lo hemos dedicado a ese buscador! Existen muchas versiones del Salmo 23. Algunas usan lenguaje que incluye a las minorías e las mujeres, otras no lo hace. Algunas utilizan la palabra "Yavé" en vez de "Señor". Un escritor utilizó la palabra "Amado". "El Amado es mi pastor, nada me falta..." Si usted tiene otro nombre sagrado que prefiere cambiar por el nombre del Pastor, hágalo y ¡disfrute de la oración! Si los pronombres masculinos le son ofensivos, sustitúyalo por algún otro que sea de su agrado. ¡Disfrute esta muestra de Alimento para el Alma! El autor era un pastor desconocido antes de volverse Rey de Israel. El amaba a Dios con pasión y comprendía la ternura del buen pastor. Peleó contra animales salvajes y elementos naturales para proteger a las ovejas que tenía bajo su cuidado. Se cree que David escribió esta bien amada reflexión. Venga y visite al Pastor que cumple con las necesidades de nuestras almas. He tenido algo de dificultadas para entender el pastoreo desde un punto de vista urbano. Hay muchas bellas metáforas en la Biblia (Viejo y Nuevo Testamento) que hablan de Dios como un Pastor. Podemos encontrar una tierna imagen de Dios en un libro del Viejo Testamento llamado Ezequiel 34:11-31. En él podrá encontrar algunos versículos en los que puede pensar a detalle. Si desea tener una experiencia espiritual significativa, léalos una y otra vez. Dios, el Buscador "Así dice el Señor: Yo mismo cuidaré de mis ovejas y las vigilaré...las sacaré de todos los lugares donde se habían dispersado... Las sacaré de los países donde estén, y de todas las naciones extranjeras... Yo mismo cuidaré mis ovejas y las haré descansar, dice el Señor. Buscaré la oveja perdida, traeré a la descarriada, vendaré a la herida, fortaleceré a la enferma y eliminaré a la que se hizo gorda y robusta. Las apacentaré a todas con justicia. " El pasaje concluye así: "Ustedes, mis ovejas, son mi rebaño y yo soy su Dios. Palabra del Señor" (Nueva Versión Estándar Revisada). Somos las ovejas del rebaño de Dios (Salmo 97:13). Dios es nuestro pastor (Salmo 80:1; 95:7). Somos ovejas que tendemos a seguir nuestro propio camino (Salmo 119:176; Isaías 53:6). Dios se regocija cuando toma en brazos a sus corderos (Isaías 40:11; 2 Samuel 12:3; Lucas 15:3-6). Queridos amigos, nosotros somos esas ovejas. Las ovejas no tienen una gran inteligencia. Algunas de ellas se confunden con facilidad, pues no todos los pastores son buenos. La Biblia también habla de los pastores malos (Jeremías 23:1ff; Ezequiel 34: 1,2 y Zacarías 11:17). Cuando el pastor desampara a las ovejas, éstas se vuelven vulnerables antes las bestias salvajes (Números 27:17; 1 Samuel 17:34-36; 1 Reyes 22:17; Isaías 11:6 y Zacarías 10:2; 13:7). El Mesías será el único Pastor (Ezequiel 34:23, cf. Jeremías 23:5). Jesucristo es el Mesías de Dios. Jesús es el "Buen Pastor". Existe un pasaje paralelo al Salmo 23 en el Nuevo Testamento, el cual se encuentra en el Evangelio de Juan (Jn 10:1-18). Jesús es el pastor que conoce a cada una de sus ovejas, que busca a las ovejas perdidas y que carga a las ovejas sobre sus hombros para llevarlas a un lugar seguro. Dios es el pastor que nos bendice con nutrición espiritual. El Señor nos lleva hacia los pastos verdes donde podemos alimentarnos. Nunca tendremos carencias. Nuestro Alimento para el Alma es la palabra de Dios. Dios es el tierno Buscador que rehabilita y renueva nuestras almas. El nos da la absolución y la paz. Este gentil Pastor nos lleva por el camino correcto y conoce las rutas seguras que nos llevan a casa. El Señor no pierde ninguna oveja gracias a la reputación de Dios. La reputación de Dios se puede encontrar en el nombre de Dios. Dios nuestro Pastor nos protege en los valles obscuros y ante la sombra de la muerte. No debemos tener miedo. Dios está con nosotros y nos protege. El bastón y la vara del pastor son suficientes en todas las situaciones. Nos reconforta saber que el Señor está presente y nos cuida. Nunca estaremos en una situación donde Dios no esté al tanto de nosotros. Dios nunca nos deja ni nos abandona (Hebreos 13:5). Dios es nuestro Proveedor. El nos conduce al abundante salón de banquetes. En la presencia de nuestros enemigos, Dios se regocija al brindarnos su abundante hospitalidad espiritual y su acogimiento. Aún frente a peligros latentes, el Pastor Anfitrión nos pone la mesa. La unción con aceite es refrescante, reconfortante y armonizante con la amable hospitalidad de los anfitriones de antaño. Dios nos da la bienvenida a su cada. La copa conlleva abundantes bendiciones. Finalmente, el buen y fiel amor del Pastor (palabra Hebrea hesed) nos acompaña durante toda nuestra vida. La bendición de Dios permanece con nosotros, indistintamente de nuestra circunstancia u orientación sexual. Si desea recibir más Alimento para el Alma por medio de las bendiciones de Dios en las oraciones del salterio (Pss), le recomendamos leer Pss 27:13; 31:19; 69:16; 86:17; 109:21; 116:12; 142:7; 145:7 para comenzar. Viviremos en la casa del Señor por siempre. Estaremos con el Pastor todos los días de nuestra vida y a través de la eternidad. Al reclamar nuestro lugar en la mesa de banquetes del Señor por medio del Salmo 23, podemos vivir llenos de confianza personas, alegría y triunfo desde el principio hasta el final. ¡Amen! La Espiritualidad de los Doce Pasos y el Salmo 23 Este bien amado pasaje es utilizado por una infinidad de grupos de recuperación de doce pasos. El grupo más conocido es AA (Alcohólicos Anónimos). ¡Cualquier persona que lucha contra las adicciones y con el abuso de sustancias o que trabaja con grupos de recuperación reconocerá el "paso 3" en este Salmo! En la Biblia Serenity (Serenidad) de doce pasos, el Salmo 23 se describe como el Paso 3. El Paso 3 dice: "Tomemos una decisión para entregar nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios, como sea que lo conozcamos." ¡Tenemos el compromiso de entregar nuestras vidas a Dios y de ser sus ovejas! Renunciamos a nuestra auto-voluntad, nuestras dependencias y nuestras ambiciones excesivas. Al hacer esto, encontraremos la paz y la renovación. El método de doce pasos argumenta que al ser una oveja del Buen Pastor nos da un sentido de seguridad que ninguna otra cosa sobre la tierra nos puede dar. Cuán duro sea el camino, el Buen Pastor nos guía, nos consuela y nos protege. Que cada lector sea bendecido por el Pastor.
7 Nov 2009
429
Share Video

4:30
Testimonio de Watchman Nee Introducción: Este testimonio fue cedido por el Hermano Watchman Nee a un colaborador en un encuentro que sostuvieron en Kulangsu, una isla cercana a la costa del sudeste de provincia de Fukien, China, en octubre de 1936. Hasta donde yo sé, ésta era la única ocasión en su vida en la que él habló en detalle sobre sus asuntos personales. Muy raramente él trataba públicamente con lo relacionado a su propia experiencia espiritual, probablemente porque "no quiero que nadie piense más de lo que ve u oye de mí" (2 Cor. 12:6). Trasfondo familiar. Nací en una familia Cristiana. Yo fui el tercer niño precedido por dos hermanas. Porque yo tenía una tía que había tenido seis hijas sucesivamente, mi tía paternal estaba disgustada cuando mi madre dio a luz a dos muchachas. Según la costumbre china, se prefieren los varones a las hembras. Cuando mi madre dio a luz a dos muchachas, las personas dijeron que probablemente a ella le pasaría como a mi tía. Aunque mi madre todavía no fue salva, ella comenzó a orar y a pedirle al Señor "Si yo tengo un muchacho, lo dedicaré a Tí." El Señor oyó su oración y nací yo. Mi padre me dijo en una ocasión, "Antes de que nacieras, tu madre prometió presentarte al Señor." Salvación. Fui salvo en 1920 a la edad de diecisiete años. Antes de ser salvo experimenté serias dudas y angustia debatiéndome si aceptar al Señor Jesús como mi Salvador o no, y si debía servir al Señor. Para la mayoría de las personas, el problema en el momento de salvación es cómo librarse del pecado. Pero para mí, librarme de la esclavitud del pecado y entregarle mi vida iban juntos. Si yo fuera a aceptar al Señor Jesús como mi Salvador, lo aceptaría simultáneamente como mi Señor. No sólo me libraría del pecado sino también del mundo. En ese momento yo tuve miedo de ser salvado, porque yo supe que una vez yo fuera salvado yo debía servir al Señor. Por consiguiente, era necesario que mi salvación incluyera esos dos aspectos. Para mí era imposible poner al Señor que llama de lado y desear sólo salvación. Yo tenía que o escoger creer en el Señor y tener una salvación dual o renunciar a ambos. Para mí aceptar al Señor significarían que ambos circunstancias tendrían que tener lugar simultáneamente. Fue en la tarde del 29 de abril de 1920, estaba solo en mi cuarto. No tenía ninguna paz en mi mente. Fuera que me sentara o me levantara, no podría encontrar ningún descanso, la batalla que se libraba dentro de mí era si debía reconocer a Cristo como mi Señor o no. Me sentía más inclinado a no creer en el Señor Jesús y no ser un Cristiano. Sin embargo, eso me hizo sentir muy intranquilo interiormente. Había un forcejeo muy real dentro de mí. Entonces me arrodillé para orar. Al principio no tenía ninguna palabra con que orar. Pero muchos de mis pecados se me vinieron a la mente y comprendí que yo era un pecador. Yo nunca había tenido en mi vida semejante experiencia antes de ese momento. Me vi como un pecador y yo también vi al Salvador. Vi la inmundicia de mi pecado y también vi el poder de la sangre preciosa del Señor limpiándome y haciéndome más blanco que la nieve. Vi las manos de Señor clavadas en la cruz, y al mismo tiempo le vi estirar Sus brazos hacia mí para darme la bienvenida y decirme "estaba esperando recibirte." Sobrecogido por tanto amor, no podía rechazarlo, y decidí aceptarlo como mi Salvador. Tiempo atrás, yo me había reído de aquéllos que creían en el Señor, pero esa tarde no podía reírme de eso. En cambio, lloré y confesé mis pecados buscando el perdón de Señor. Después de hacer mi confesión, la carga de pecados se soltó, y me sentía flotante y lleno de alegría interior y paz. Esto era la primera vez en mi vida que yo me di cuenta que era un pecador. Era la primera vez que oraba y tenía mi primera experiencia de alegría y paz. Mi experiencia de salvación se me hacía muy vívida y real. En cerrado en mi cuarto me aislé de todo lo que me rodeaba y le dije al Señor "Señor, que misericordioso y amable has sido conmigo." Entre los que me oyen hay tres condiscípulos míos por lo menos. Entre ellos está el Hermano Pese Kwang-hsi que puede testificar del tipo de lo enfermizo que yo era, así como un excelente estudiante mientras estaba en escuela. En el aspecto negativo, infringí a menudo las reglas escolares. En el aspecto positivo, yo estaba siempre el primero en cada examen, porque Dios me había dado inteligencia. Mis trabajos escolares frecuentemente se anunciaban en el tablón de anuncios para ser exhibidos. En ese momento yo pertenecía a una juventud con muchos y grandes sueños así como muchos planes de futuro. Pero todos esos planes llegaban a su fin. Puedo decir humildemente que eso fue muy duro, hubiera sido bastante posible alcanzar un gran éxito en el mundo. Mis condiscípulos también pueden testificar de esto. Pero siguiendo con la historia de cómo fui salvo muchas buenas cosas pasaron me sucedieron. Todos mis planes de antes se anularon. Mi futura carrera la abandoné totalmente. Para algunos este paso podría ser fácil, pero no para mí, con tantos planes y sueños, era sumamente penoso. En la misma tarde en que fui salvado empecé a vivir una nueva vida, la vida que el Dios eterno había entrado en mí. Mi salvación y llamamiento para servir al Señor tuvieron lugar simultáneamente. Desde esa tarde, yo no he tenido nunca ninguna duda sobre mi llamado. Durante esa hora pensé por última vez en mi futura carrera. Comprendí que, en una mano, el Señor me había salvado para mi bendición, y al mismo tiempo, Él lo hizo para Su propia causa. Él quería que yo obtuviera Su vida eterna, y también me quiso para servirlo y ser Su colaborador. Como era un bebé en el Señor aún no entendía la verdadera naturaleza de predicar. Años atrás, lo consideré ese trabajo como la más absurda y baja de las ocupaciones. En esos días la mayoría de los predicadores eran empleados por europeos o misioneros americanos. Ellos eran segundones serviles a los misioneros que ganaban ocho o nueve dólares por mes. Mi intención antes de convertirme no era ni volverme un predicador ni siquiera un cristiano. Nunca hubiera podido imaginar que escogería la profesión de predicador, una profesión que desprecié y consideré absurda y primaria. Aprendiendo a servir al Señor. Después que fui salvado, comencé a amar las almas de pecadores de forma espontánea y deseaba que ellos se salvaran. Con ese fin empecé a predicar el evangelio y a llevar testimonio entre mis condiscípulos. Sin embargo después de casi un año de trabajo, nadie se salvó. Pensé que el problema estaba en mi manera de hablarles o explicarles el evangelio. Pero aunque yo tenía mucho que explicar acerca del Señor, a mis palabras les faltaba el poder para mover a los oyentes. Oración para la salvación de otros. Aproximadamente en este tiempo me encontré con una misionera Occidental, la Srta. Groves (Margaret la colaboradora de la hna. Barber), quién me preguntó que a cuantas personas yo había traído al Señor en el año después de mi salvación. Bajé mi cabeza y vergonzosamente admití en voz baja que, aunque les había predicado el evangelio a mis condiscípulos, no quisieron escuchar, y cuando escuchaban, no creían. Mi actitud era que, una vez que ellos rehusaban oir el evangelio yo había cumplido mi trabajo, y ellos tenían que asumir las consecuencias. Ella me habló con franqueza: "tú eres incapaz de llevar a las personas al Señor porque hay algo sin solucionar entre Dios y tú. Puede ser que tengas algunos pecados sin confesar, o asuntos que aun no hayas resuelto con alguien." yo admití que tales cosas existían, y ella me preguntó si yo deseaba abandonarlos inmediatamente. Le contesté que desde luego que sí. También ella me preguntó acerca de la manera en la que yo daba testimonio. Le contesté que escogía a las personas al azar en y les hablaba, sin tener en cuenta si ellos estaban escuchando o no. Ella me dijo "Esa no es la manera correcta. Tú tienes que hablar primero con Dios, antes de hablar a las personas. Debes orar a Dios, haz una lista con los nombres de los compañeros, y pregúntale a Dios que por cual de ellos debes de orar. Ora diariamente por ellos y menciónalos por su nombre. Entonces cuando Dios te lo permita te dará la oportunidad, y tú debes darles testimonio." Después de esa conversación, empecé a tratar con mis pecados haciendo restitución inmediata y pagando mis deudas, reconciliándome con mis condiscípulos, y confesando mis ofensas a otros. Además anoté en mi cuaderno los nombres de aproximadamente otros setenta compañeros y empecé orando diariamente para ellos y mencionando sus nombres individualmente ante Dios. A veces oraba por ellos a todas horas e incluso en clase, silenciosamente,. Cuando la oportunidad surgió, yo les daba testimonio a ellos e intentaba persuadirlos a creer en el Señor Jesús. Mis compañeros a menudo hacían chistes cuando me veían venir, "Hay viene Don predicador. Vamos a escuchar su predicación." Aunque la verdad era que ellos no tenían ninguna intención de escuchar. Llamé de nuevo a la Srta. Groves y le dije, los "He seguido sus instrucciones totalmente, pero todavía no ha habido resultado" así que Ella contestó, el "No se sienta defraudado. Siga orando hasta que algunos se salven." yo continué orando diariamente. Cuando la oportunidad se presentó, compartí mi testimonio y les prediqué el evangelio. Gracias al Señor, después de varios meses, se salvaron todos menos uno de las setenta personas cuyos nombres estaban en mi cuaderno. Aprendiendo una lección de sumisión. En 1923 siete de nosotros trabajamos juntos como colaboradores. Dos de nosotros llevábamos la delantera, un colaborador que era cinco años mayor y yo. Nosotros teníamos otro colaborador con el que nos encontrábamos todos los viernes. Nosotros éramos todos jóvenes entonces, y cada uno tenía su propia manera de pensar. Yo demostré a menudo al mayor colaborador que estaba equivocado, y viceversa. Puesto que mi temperamento no se había sometido totalmente a Dios, yo frecuentemente perdía los estribos. Hoy en 1936 a veces me río de aquellas circunstancias, pero entonces yo raramente me reía de ese momento. En nuestras controversias admito que muchas veces estaba equivocado, pero él también lo estaba en algunos momentos. Era fácil para mí perdonar mis propias faltas, pero no me era tan fácil perdonar a otros. Uno de los viernes en que tuve esa discusión, busqué a la misionera Barber el sábado y para acusar al otro colaborador. Le dije "los otros le dijeron al otro obrero que debe actuar de esta manera, pero él no me escucha. usted tiene que hablarle." A lo que la misionera Barber contestó, el "Él es cinco años mayor que tú; debes escucharlo y debes obedecerle." A lo que yo contesté, "Pero cree usted que es razonable escucharlo?" Ella me dijo, "¡Sí! Las Escrituras dicen que el más joven debe obedecer al mayor." yo contesté, " no puedo hacer esto. Un Cristiano debe actuar según la lógica." Ella contestó, "Si tiene razón o no, eso no te tiene que preocupar. Las Escrituras dicen que el más joven debe obedecer el mayor." yo en el fondo estaba enfadado porque la Biblia decía semejante cosa. Quise dar rienda suelta a mi indignación, pero no pude. Durante un tiempo siguieron las discusiones de los viernes, iba a ella a quejarme de lo ofendido que me sentía, pero ella me citaba las Escrituras de nuevo y exigía que obedeciera al superior. A veces yo lloraba el viernes por la tarde después de la discusión en la tarde del viernes. Entonces iba a la misionera Barber el Sábado día para desahogar mis agravios y esperar que ella me vindicara. Pero volvía a terminar llorando después de la próxima tarde de sábado en casa. Deseé haber nacido unos cuantos años antes. La cosa está en que en esa controversia yo tenía argumentos muy buenos. Estaba convencido que cuando se los dijera, ella vería cómo mi colaborador estaba equivocado y entonces me apoyaría. Pero ella decía , "Si el colaborador está equivocado o no es otra cuestión. Mientras estás acusando a tu hermano ante mí, estás siendo llevado a la cruz? ¿Eres como un cordero?" Cuando ella me cuestionó de esta manera, me sentí muy avergonzado y nunca pude olvidarme de sus palabras. Mis argumentos y mi actitud revelaban que yo no estaba actuando como uno que va la cruz, ni como un cordero. Dios quiso pulirme y quitar todos lo afilado, puliendo mis aristas. En tales circunstancias aprendí a obedecer a un colaborador mayor. En ese año y medio, aprendí la lección más valiosa de mi vida. Aunque mi cabeza estaba llena con ideas, Dios quiso llevarme a entrar en la realidad espiritual. En ese año y un medio, comprendí lo que es llevar la cruz. Hoy en 1936 nosotros tenemos unos cincuenta colaboradores. Si no hubiera sido por la lección de obediencia que aprendí en ese año y un medio, temo que no hubiera podido trabajar junto con nadie más. Dios me puso en esas circunstancias para que yo pudiera aprender a estar bajo el control del Espíritu Santo. En esos dieciocho meses yo no tuve ninguna oportunidad de sacar mis propuestas adelante. Yo sólo podía llorar y sufrir por eso. Pero era algo necesario, para que Dios puliera en mí todos los bordes y afiliadas aristas. Esto ha sido una cosa difícil de lograr. ¡Cuanto Le agradezco y cuanto alabo Dios que me dio tal Gracia! Hay una palabra que debo decir a los colaboradores jóvenes. Si ustedes no pueden resistir la prueba de la cruz, usted no pueden convertirse en instrumentos útiles. Es sólo cuando tienen el espíritu de un cordero que Dios se siente complacido: la apacibilidad, la humildad, y la paz. Su ambición, altos propósitos, y la habilidad son todos inútiles a los ojos de Dios. Yo he estado en este mal camino y debo confesar a menudo mis limitaciones. Todos los que me rodean están en manos de Dios. No es una pregunta de quien tiene razón; es una pregunta de si estás llevando la cruz. En la iglesia, tener razón o no carece de importancia; todo lo que cuenta es ser llevado a la cruz y aceptar el quebrantamiento. Esto produce el desbordamiento de vida divina y logra que los Suyos se amen. Dios como mi Sanador. En 1924 me descubrieron una enfermedad, me sentía débil, tenía dolor en el pecho, y una fiebre ligera. El Dr. H. S. Wong me dijo, los "Sé que ustedes tienen fe y que Dios le puede curar, pero permítame examinarlo y diagnosticarle su enfermedad." Después del examen habló con el hermano Wong Teng Ming durante algún tiempo en voz muy baja. Al principio, aunque les pregunté, ellos no quisieron decirme el resultado del examen. Pero cuando les dije que no tenía miedo de cuales fueran los resultados, el Dr. Wong me dijo algo que me preocupó: que había contraído la tuberculosis y que mi situación era tan seria que se prolongaría indefinidamente. Esa noche yo no pude dormir; no quería ir al encuentro del Señor sin haber completado mi trabajo. Me sentía muy deprimido. Decidí ir al campo por un tiempo y tener más comunión con el Señor. Le pregunté al Señor, "¿Cuáles son tus propósitos para mí? Si deseas prolongar mi vida, haz lo que quieras ya que no temo morir." Durante medio año no supe con seguridad qué quería el Señor para mí, pero había alegría en mi corazón, y sabía que el Señor nunca pudiera estar equivocado. Las muchas cartas que recibí durante este tiempo no me trajeron estímulo o consuelo; más bien, ellos me reprendían porque trabajaba en exceso y porque no me cuidaba adecuadamente. Un hermano me reprochó citando Efesios5:29, "Porque nadie aborreció su propia carne, sino que la nutre y la cuida, así como Cristo hizo a la Iglesia." El hermano Cheng Chi-kwei de Nanking me invitó a su casa donde podía descansar y al mismo tiempo ayudarle a traducir el curso bíblico por correspondencia del Dr. Scofield's. Durante esos días unos treinta hermanos y hermanas me visitaron para tener compañerismo. Hablé con ellos con respecto a preguntas relacionadas con la Iglesia. Comprendí que la mano de Dios estaba obrando en mí con el propósito expreso de hacerme retroceder a mi primera visión; por otra parte, mi etapa como predicador de avivamiento había terminado. Día tras día pasaba sin que mi tuberculosis se curara. Aunque pasaba mucho tiempo escribiendo y estudiando la Biblia, la enfermedad no me abandonaba. Tenía algo de fiebre cada tarde, no podía dormir por la noche, y frecuentemente experimentaba sudores nocturnos. Como me aconsejaron tomar más tiempo para recuperarme, contesté, "Si descanso más tiempo puedo llegar a volverme un perezoso" aunque pensaba que no me quedaba mucho tiempo, creía que Dios aumentaría mis fuerzas y que debía seguir trabajando para Él. Le pedí al Señor que me diera cualquier trabajo pendiente que tuviera para mí. Cualquiera que fuera la cosa que Él quería que yo hiciera, le pedí que me conservara la vida para hacerlo; por otra parte, me sentía que no había nada de valor en vivir la vida de una forma mundana y terrenal. Podía levantarme de la cama durante un poco de tiempo, pero en el futuro ya no podría hacer eso. En una ocasión Me pidieron que dirigiera una reunión evangelística. Me levanté y le pedí al Señor que me fortaleciera. Mientras iba caminando a la reunión, me obligaron a que me apoyara de vez en cuando contra un poste. Cada vez que hacía eso le decía al Señor "vale la pena morir por Ti." Algunos hermanos que sabían lo que yo estaba haciendo me reprendieron por no cuidar mi salud. A esto yo les contestaba que yo amaba a mi Señor y estaba dispuesto a dejar mi vida por Él. Después de estar orando por un mes, sentí que debía escribir un libro que abarcara lo que yo había aprendido delante de Dios. Mi idea siempre había sido que uno no debe escribir libros hasta que fuera viejo, pero cuando yo consideré que podría estar dejando esta mundo, me sentía que debía empezar a escribirlo. Alquilé un cuarto pequeño en Wusih, provincia de Kiangsu, donde permanecí en silencio y pasaba los días escribiendo. En ese tiempo mi enfermedad se agravó hasta el punto de que ni siquiera podía acostarme. Mientras escribía me sentaba en una silla con una parte de atrás alta y apretaba mi pecho contra el escritorio para aliviar el dolor. Satanás me dijo, "Desde que empezaste a trabajar tus dolores han empeorado, ¿por qué no te mueres para acabar con este sufrimiento?" yo me retorcía de dolor, pero le dije "El Señor me quiere así que ¡vete de aquí!" tardé cuatro meses para terminar los tres volúmenes de "El Hombre Espiritual". Escribir ese libro fue un trabajo de sangre, sudor, y lágrimas. Pensé que iba a perder la vida, pero la Gracia de Dios me sostuvo. Después de completar cada sesión de trabajo de escritura, me decía "Este es mi último testimonio a la iglesia." Aunque el trabajo se hizo en medio de toda clase de dificultades y penalidades, me sentía que Dios estaba extraordinariamente cerca de mí. Algunos se sentían que el tiempo de mi partida estaba cercano. El hermano Cheng me escribió diciendo "Si sigue trabajando así está acelerando el tiempo en que debe abandonarnos." A lo que yo le contesté, los "Amo a mi Señor y seguiré viviendo para Él." Escribí a "El Hombre Espiritual" durante mi larga enfermedad. Cuando estaba listo para la publicación, se necesitaron aproximadamente cuatro mil dólares. No había medios suficientes para costearlo, y le pedí a Dios que se hiciera cargo. Sólo cuatro colaboradores conocieron esta necesidad. Nadie más lo supo. Al poco tiempo el Señor proporcionó cuatrocientos dólares, y nosotros firmamos un contrato con una editorial para que comenzara imprimir el libro. Acordamos que si no podíamos hacer frente al pago perderíamos los derechos de impresión y tendríamos que hacer frente a esa deuda. Oramos para llegar de alguna manera a un acuerdo. En ese momento yo tuve que guardar cama. Siempre que la editorial recibiera el pago, el Señor nos había proporcionado los medios. Confiábamos que el Señor haría frente a esa deuda, la editorial nos dijo, "Sabemos que las personas de la Iglesia cumplen normalmente sus pagos." Cuando se terminó la publicación del libro oré, "Ahora puedes despedir a tu siervo en paz." Ya que mi enfermedad empeoraba.. Ya no podía dormir apaciblemente por la noche, y cuando despertaba me movía continuamente de un lado a otro de la cama. Físicamente, yo era un saco de huesos. Tenía sudores nocturnos, y mi voz se puso ronca. Las personas tenían dificultad para entender lo que decía, aun cuando ellos pusieran su oreja cercana a mi boca. Varias hermanas se daban la vuelta para no verme, una de ellas que era una enfermera veterana siempre que me veía lloraba. Ella testificó "Yo he visto a muchos pacientes, pero nunca he visto uno con una condición tan lastimosa como la suya. Temo que no pueda vivir más que tres o cuatro días." Cuando alguien me contó esto, yo le dije, "Es normal que diga esas cosas, yo mismo me doy cuenta que voy a morir pronto." Un hermano telegrafió a iglesias en varios lugares y les dijo que no había esperanza para mí y que no hacía falta que siguieran orando por mí. Un día que le pregunté a Dios "¿Por qué me estás llamando tan pronto?" le confesé mis pecados y temo que pudiera haber sido infiel acerca de algunos asuntos. Al mismo tiempo le dije a Dios que yo no tenía fe. Ese mismo día me consagré a ayunar y orar y me presenté una vez más a Él. Le dije que haría lo que Él me pidiera. Desde la mañana hasta tres de la tarde que estuve ayunando. Al mismo tiempo los colaboradores oraron juntos en mi favor en casa de la misionera Ruth y en casa de Lee. Le pedí a Dios que aumentara mi fe, me respondió con palabras de las que nunca me olvidaría. La primera frase era, los "El justo vivirá por la fe" (Rom. 1:17). La segunda frase era, "por la fe estáis firmes" (2 Cor. 1:24). La tercera frase era, los "Por fe andamos" (2 Cor. 5:7). Le agradezco a Dios por haberme hecho entender que ya Él me había curado. Pero la prueba vino inmediatamente. La Biblia dice que debemos "permanecer firmes en la fe," pero yo me estaba quedando en cama. Un conflicto se levantó en mi mente: ¨¿Debo levantarme y estar firme en la fe o debo seguir acostado?". Todos nosotros sabemos que a los seres humanos les resulta más cómodo morir en una cama que morirse en otro lugar. Entonces la palabra de Dios se manifestó con poder, e ignorando mis dudas, me puse mi ropa y me vestí, era la primera vez que lo hacía en ciento setenta y seis días. Cuando dejé la cama para estar de pie, sudé tanto que era como si me hubiera empapado de lluvia. Satanás me dijo, "¿seguro que debes permanecer firme cuando ni aun te mantienes sentado?" yo me retorcí "Dios me dijo que estuviera firme," y me puse de pie. Me entró de nuevo un sudor frío, casi me caí. Me repetía una y otra vez, "Estad firmes en la fe, ¡debo estar de pie por fe!" estuve un tiempo hasta que me pude poner mis pantalones y calcetines. Después de tocar los pantalones, me sentaba. Tan pronto me senté Dios me hizo ver que no sólo debo estar firme en la fe, sino también andar por fe. Sentía que sería maravilloso levantarme para poder alcanzar mis calcetines y pantalones. ¨ ¿Cómo podía caminar hasta allí?" Una vez que lo conseguí le pregunté al Señor "¿Ahora donde quieres que vaya?". Él contestó, "Ve abajo, a casa de la hermana de Lee, al número 215." Allí varios hermanos y hermanas habían estado ayunando y habían orado allí por mí durante dos o tres días. Cuando bajaba los escalones, me decía "Estad firmes en la fe, ¡anda por fe!!" Con cada paso abajo, oré, "O Señor, eres Tú quién me hace caminar." Mientras descendía esos veinticinco pasos, parecía que estaba caminando de la mano con el Señor en fe. "Caminar dentro del cuarto era fácil, ¿pero cómo sería andar por el piso inferior?" oré a Dios, "Oh Dios, yo puedo estar de pie a través de fe, y a través de fe yo puedo también andar por el piso de abajo" Inmediatamente, yo fui a la puerta que lleva a la escalera y la abrí. Le digo honestamente que cuando yo estaba de pie a la cima de la escalera me parecía ser la escalera más alta que yo había visto en mi vida. Dije a Dios, "Si Tú me dices que camine lo haré, aunque me muera como resultado del esfuerzo." Pero continué, "Señor, yo no puedo caminar. Te pido que me sostengas mientras estoy caminando." Con una mano sosteniéndome de la barra, descendí paso a paso. De nuevo me entraba el sudor frío. Cuando bajé los escalones, continué clamando, "Estad firmes en la fe, ¡debo estar de pie por fe". Cuando llegué al fin de la escalera me sentí muy fuerte. Abrí la puerta y me dirigí recta hacia la casa de la hermana de Lee. Le dije al Señor, "Desde ahora, viviré a través de fe y ya no voy a ser un inválido." golpeé a la puerta así como Pedro hizo en Hechos 12:12-17, pero sin que Rode abriera la puerta. Cuando abrieron la puerta entré en la casa, siete o ocho hermanos y hermanas me miraron fijamente. Ellos se quedaron mudos e inmóviles. Durante aproximadamente una hora todos nos sentamos calladamente como si Dios se hubiera aparecido entre nosotros. Yo también me quedé sentado lleno de acción de gracias y alabanza. Entonces les conté a todos que había pasado hasta antes de ser sanado. Alegres y jubilosos en el espíritu, todos nosotros alabamos a Dios por Su maravillosa obra. Ese mismo día contratamos un automóvil para ir a Kiangwan en los suburbios y visitar a Dora Yu, la famosa evangelista. Ella se asustó mucho al verme, porque ella había recibido noticias de que iba a morir en breve. Cuando aparecí, yo le parecía como uno que había sido levantado de los muertos. Fue otra ocasión de acción de gracias jubilosa y de alabar al Señor. El domingo siguiente, hablé en la plataforma durante tres horas. Aproximadamente hace cuatro años, fui a una subasta en la casa de un doctor alemán. Al investigar encontré que este doctor fue el que había tomado radiografías de mi pecho hacía muchos años. Sacó tres fotos y me dijo que no había esperanza para mí. Cuando yo le pedí que sacara otra foto, él dijo que no había necesidad de otra foto adicional. Él me mostró entonces otra radiografía de pecho de en la misma situación y me dijo "Este estaba mejor que usted y se murió en su casa dos semanas después de se tomara la radiografía. No vuelva a visitarme, sería una pérdida de tiempo y dinero." Cuando oí esto, yo fui a casa muy sorprendido. Entonces, hace cuatro años, leí un anuncio en el periódico acerca de la subasta de un edificio y mobiliario de un cierto doctor de alemán muy famoso que se había muerto. Cuando yo descubrí que este doctor fue el que había tomado radiografías de mi pecho hace muchos años, alcé a mis manos para alabar al Señor. Yo dije, doctor del "Él dijo que me iba a morir, pero ha sido él quien se ha muerto. Gracias Señor por tú misericordia." Bajo la sangre de Señor yo dije "Este doctor era más fuerte que yo y ha muerto, y yo por la Gracia del Señor sigo vivo." En ese día que yo compré muchas cosas de su casa para guardarlas como recuerdo. Confiando en Dios en cuanto al sustento. En 1923 el hermano Pesa Kwang-hsi me invitó a predicar en Kien-ou al norte de la provincia de Fukien. Yo sólo tenía aproximadamente unos quince dólares en mi bolsillo, un tercio de los gastos del viaje. Decidí salir el viernes por la tarde y continuar en oración el miércoles y jueves. El dinero, sin embargo, no llegó. Oré el viernes por la mañana de nuevo. No sólo no era dinero que necesitaba para el viaje, sino que también sentía que yo debía de dar cinco dólares a cierto colaborador. Yo recordé las palabras de Señor: "Dad y se os dará." yo no había sido un amante de dinero, pero ese día yo amé realmente dinero y encontré sumamente difícil dar. Oré de nuevo al Señor, "O Señor, si realmente quieres que regale esos cinco dólares, haré Tu voluntad," pero todavía todavía me resistía interiormente. Fui engañado por Satanás al pensar que después de orar no tendría que regalar los cinco dólares. Ese fue la única vez en mi vida que lloré encima de dinero. Decidí que obedecería al Señor y le daría los cinco dólares a ese colaborador. Después de que el dinero le fue dado, estaba lleno de alegría celestial. Cuando el colaborador me preguntó que por qué le daba ese dinero, le dije, "No me pregunte, le responderé más tarde." El viernes por la tarde que me preparé para empezar mi viaje. Le dije a Dios, "los quince dólares ya eran insuficientes, y Tú querías que diera cinco dólares. ¿No sigue siendo poco para el viaje? No sabía cómo iba a poder predicar." tomé la determinación de ir primero a Shui-kow a través de vapor y entonces a Kien-ou en un barco de madera pequeño. Sólo gasté un poco para el viaje a Shui-kow. Cuando el vapor estaba a punto de llegar, yo me sentía que si yo no oraba según mis propios planes, el resultado sería mucho mejor. Por lo que le dije al Señor "Yo no sé cómo orar; por favor hazlo por mí." Y agregué, "Si no me vas a dar el dinero al menos te pido que el barco me cobre poco." Cuando llegué a Shui-kow, muchos barqueros vinieron a ofrecerme sus servicios. Uno pidió sólo siete dólares por mi pasaje. Ese precio estaba más allá de toda expectativa; la tarifa usual era más cara. Le pregunté al barquero por qué su precio era tan bajo, y él me contestó, el barco del "Hago contrabando para el magistrado, pero me permiten llevar a un pasajero en el espacio que queda en la popa, para que yo me gane algún dinero más. Pero usted tiene que llevar su propia comida." Al principio, yo tenía quince dólares en mi bolsillo. Después de darle cinco dólares a un colaborador y gastar unos diez centavos para la jornada a través de vapor, siete dólares para el barco de madera pequeño, y un dólar para la comida, me quedaba un dólar treinta cuando yo localicé a Kien-ou. ¡gracias al Señor Él proveyó para mi necesidad en la Obra .
11 Nov 2009
1353
Share Video

10:38
(สนтǿłเтนธ)... *******autolitusilluminatisite.blogspot****/ En estos videos se profundiza a fondo de donde viene este grupo, y como su sistema de inteligencia supera por mucho al Gobierno Federal. (24-07-09) ENTREVISTA CON: TOMÁS BORGES. CARGO: AUTOR DEL LIBRO MAQUIAVELO PARA NARCOS: EL FIN JUSTIFICA LOS MIEDOS. TEMA: LA FAMILIA EN MICHOACÁN HA TOMADO AL ESTADO EN SUS MANOS, DOBLEGANDO AL GOBIERNO.
15 Nov 2009
979
Share Video

0:43
Los dirigentes de Al Qaeda no se encuentran en Pakistán, informó el vocero de relaciones exteriores de ese país, Abdul Basit, al citar investigaciones de inteligencia. Ese dato lo conoce Estados Unidos y por tanto estamos en el mismo punto de siempre, agregó. TeleSUR
12 Dec 2009
82
Share Video

0:21
El Ministerio de Inteligencia de Irán afirmo que los responsables de los disturbios que se produjeron la semana pasada en Teherán son grupos contra el gobierno. Dijo que no tolerarán mas disturbios por el Ashura
5 Jan 2010
44
Share Video

0:49
*******escueladeestimulos**** Aprende a estimular la inteligencia de tu bebé desde su nacimiento en Adelante. Escuela para padres que desean potenciar toda la inteligencia de su bebé
6 Apr 2010
114
Share Video

2:38
*******fotoleituradinamica**** Aumente sua capacidade de inteligencia e memorizaçao usando essa forma simples e pratica de catalogar informaçoes de um modo mais facil para o seu cerebro
14 Dec 2010
607
Share Video

1:36
El señor Fox (con la voz original de George Clooney) es un zorro que cada noche sale a buscar comida para su familia, sobre todo para contentar a su esposa (Meryl Streep). Pero los granjeros del lugar están hartos de que sus pollos desaparezcan día sí y día también, así que se ponen manos a la obra para cazar al señor Fox. No lo tendrán tan fácil como piensan, porque el zorro es un animal que no tiene nada que envidiar al ser humano en cuestiones de inteligencia.
24 Apr 2010
235
Share Video

9:44
*******AlegriaDeVivir.es Bievenidos a Coaching para el éxito *******MetasInteligentes**** Coaching enfocado al rediseño de tu carrera profesional, a la satisfacción y plenitud en tu vida y al equilibrio entre tu vida personal y profesional. Descarga Gratis (Una Sesión Con Mi Coach) desde *******AlegriaDeVivir.es. Coaching para el éxito. Que puedes conseguir con el Coaching Me llamo Olga Lopez y soy Coach Personal. Mi especialidad es guiar a las personas a través de sus cambios personales y profesionales o de carrera, ayudarles a transformar sus vidas. ¿Qué es coaching? Coaching (que procede del verbo inglés to coach, entrenar ) es un método que consiste en guiar a las personas hacia el éxito. En todos los casos de éxito, el entrenador en su vida personal ha estado presente . Bienvenidos a *******MetasInteligentes**** Soy coach personal y mi especialidad es ayudar a las personas que desean desarrollar una mayor eficacia personal y, estén dispuestas a luchar por tomar el camino hacia el éxito. El coaching personal es una nueva disciplina centrada en el logro de las metas personales. Coaching personal. Cuerpo mente. Todo sobre los trastornos emocionales leves y autoayuda. Psicología y salud mental Coaching Personal para todos los países de habla hispana Existen escuelan de Coaching Personal, Aprendizaje, Cambio, Mejora, Desarrollo Personal y Profesional, Cursos Coaching Personal y curso inteligencia emocional, Formación como Coach muy interesantes. Olacoach**** es el portal del coaching en español que ofrece cursos de coaching y coaching para empresas. Coaching personal, Coaching TDA/H, Beneficios, Testimonios, Noticias etc. Olga Lopez ofrece servicios de coach personal a través del programa Metas Inteligentes. Descarga Gratis Una Sesión Con Mi Coach en… *******AlegriaDeVivir.es
7 May 2010
565
Share Video

0:59
En este curso, aprenderás a estimular la inteligencia de los niños con síndrome Down, conocerás como enseñar a leer a tu bebé, las técnicas de estimulación temprana más modernas. En pocos minutos de juego diario con tu hijo, estimularás su capacidad mental.
7 Jun 2010
1432
Share Video