ENCE ESTAFA - Parte 3 De 3

  • Share
    Share Video

  • Add
  • More
    Report this video as:
0 0
You have already voted for this video.
ENCE ESTAFA - Parte 3 de 3. GH – Hoy decíamos que todas las industrias contaminan pero hay una cosa que es...
ENCE ESTAFA - Parte 3 de 3. GH – Hoy decíamos que todas las industrias contaminan pero hay una cosa que es evidente: cuanto más grande sea la dimensión o el tamaño del emprendimiento, tantos mayores son los riesgos de los impactos. Estamos hablando de un par de empresas que van a estar arrojando a la atmósfera dos toneladas diarias de material particulado, tres toneladas diarias de óxido nitrógeno, 1,8 tonelada de dióxido de azufre, 3.200.000 toneladas de dióxido de carbono –que creo que es lo que emite todo el país en esta materia–. Entonces la dimensión de esto es algo totalmente novedoso para Uruguay, los organismos de control nuestros, como la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), jamás se han enfrentado con una situación de tamaña magnitud. EC - ¿Cuál es la experiencia internacional ante emprendimientos de este volumen? GH – Hay de todo, hay algunos que no lo pueden controlar, tenemos ejemplos, y hay otros que… EC - ¿Existen en otras partes del mundo plantas de celulosa o conjuntos de plantas de celulosa de este porte? GH – No, lo que tenemos acá es la planta de Botnia, que va a procesar 1.000.000 de toneladas, que es una de las más grandes, pero las dos sumadas a una distancia de seis kilómetros generan un polo de producción de celulosa que no tiene comparación en ningún lugar del planeta. EC - ¿Ah no? ¿No hay situaciones parecidas en otros lados? GH – A seis kilómetros dos plantas que procesen en total 1,5 millón de toneladas no conozco, no hemos encontrado. Si hay retiraremos lo dicho, pero no hemos encontrado semejante tamaño. ¿Cuáles son los organismos de control nuestros? La experiencia que hemos tenido hasta ahora con relación a los controles de la Dinama no es satisfactoria. Esto no es una crítica a la Dinama, al contrario, estamos poniendo los antecedentes que tenemos para decir: no podemos garantizar que puede haber un control. Yo una vez mandaba un correo electrónico diciendo que Uruguay no podía ni controlar el tránsito; nosotros tenemos muchos problemas con los controles. Entonces no se puede basar la estrategia de una planta en el tema de los controles. Pero además tenemos otro problema, que es que no siempre la decisión política se corresponde con la decisión técnica de la Dinama. EC - ¿Cómo es esto? Creo que ustedes manejan algunos ejemplos de antecedentes en el informe. ¿Podemos explicar de qué se trata? GH – Claro, voy a hablar concretamente de lo que pasa con Botnia. Hay ejemplos anteriores, Gasoducto Cruz del Sur, la represa de Mandiyú, pero concretamente lo que pasó en este caso es lo siguiente. El informe técnico que manda la División de Evaluación de Impacto Ambiental uruguaya y que eleva al ministro para la firma, para la autorización ambiental previa de Botnia dice que la empresa antes de comenzar a construir la planta tiene que presentar una serie de informes. Entre estos informes están: plan de monitoreo, plan de seguimiento, plan de contingencia, plan de abandono, plan de gestión del predio no afectado, plan de prevención de accidentes, plan de gestión ambiental, plan de acondicionamiento paisajístico, una serie de medidas que se le pide a la empresa que presente antes de la etapa de construcción. Sin embargo cuando se firma la autorización ambiental tres días después, que se presenta el mismo texto, se cambia la palabra construcción por operación [ver documentos de DINAMA. Expte. 2004/1177 en formato pdf 11 Feb 2005 y 14 Feb 2005] es decir se le da a la empresa plazo para presentar todos estos informes hasta antes de la etapa de operación. Es decir, la Dinama dio una autorización ambiental para construir la planta sin tener todos estos informes. EC – Usted dice que lo que planteaba como exigencias el staff técnico de la Dinama fue modificado luego a la hora de la resolución política de la autorización. GH – Exactamente; ya ha ocurrido en otras experiencias anteriores, pero además pasa no sólo dentro del propio Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), en general el Mvotma es la cenicienta del elenco ministerial. Cuando otros ministerios, el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Economía, pesan en la decisión política, siempre pesan más que el Mvotma. Y quizás esto no sea una culpa meramente política, la sociedad uruguaya no privilegia los temas ambientales, privilegia el empleo, privilegia la economía. Parafraseando alguna expresión conocida: tenemos la Dinama que nos merecemos, tenemos el ministerio que nos merecemos. Tenemos confianza en la capacidad de nuestros técnicos, tenemos confianza en la capacidad de la Dinama, pero nos parece que el resto del elenco político, la institucionalidad política nacional no les da importancia a los informes que la propia Dinama presenta. EC – Desde el gobierno se ha insistido mucho en que existe la decisión política de fortalecer los esquemas de control, fortalecer el presupuesto destinado al control de la Dinama. Es más, como parte de la controversia con Argentina se le está ofreciendo al país vecino que el monitoreo del impacto ambiental de las plantas de celulosa se lleve adelante en forma conjunta. O sea que parecería haber una preocupación por este tipo de factores que usted está mencionando. GH – Ahora hablamos de eso, pero con respecto a lo que dicen las autoridades actuales en cuanto a que van a fortalecer a la Dinama y todo eso, a fines del año 2002 el recién nombrado ministro Irureta declaraba en la Comisión de Medio Ambiente del Senado –leo textualmente–: “Observando desde afuera, creo que la Dinama ha adolecido de lentitud y dudas frente a la problemática planteada –se está refiriendo al caso Dirox–. Acá nos comprometemos a realizar todas las acciones de inmediato”. Dos años después Saúl Irureta renunció y Dirox sigue funcionando igual que antes. Me parece bien que expresen este compromiso las autoridades pero la experiencia anterior no nos garantiza que esto vaya a ocurrir. Y digo más: cuando estas plantas empiecen a funcionar, las dos, este elenco ministerial no va a estar, entonces, ¿podemos garantizar que el futuro elenco ministerial va a tener los mismos criterios que este? EC – En el informe que ustedes hacen a propósito del borrador de la CFI también se introducen en aspectos que van más allá del impacto ecológico, concretamente hablan de debilidades, por ejemplo, en el análisis económico e institucional. No vamos a poder desarrollarlo, pero en este capítulo, ¿qué es para ustedes lo más importante? GH – Hay un problema que no se ha conversado mucho, que es la evaluación económica global de este proyecto. Nosotros decimos: está bien, vamos a asumir el riesgo, vamos a correr este riesgo ambiental; ¿pero qué vamos a ganar? Nos enfrentamos con que se toma el análisis del empleo que hacen las empresas, no hay ningún análisis oficial uruguayo, por ejemplo de la OPP, sobre cuál es el nivel de empleo, y los datos que se manejan además son manipulados en este caso por la CFI y el gobierno nuestro los toma como datos reales. Pero a nivel de la economía del país tenemos que recordar que este es un emprendimiento que va a estar en la zona franca, que no va a pagar los impuestos a la renta que pagamos todos los demás uruguayos, incluso otras industrias nacionales, y que va a hacer una transferencia directa a las empresas como ganancia, pero también a los Estados nacionales de donde vienen estas empresas. Hacemos un cálculo de que por año las dos empresas juntas van a estar remitiendo a sus casas madre como ganancia entre 97 y 120 millones de dólares. De esta ganancia que las empresas tienen el Estado finlandés y el Estado español van a cobrar impuesto a la renta, porque no se lo exoneraron; estimamos que unos 30 millones de dólares van a estar siendo cobrados por el Estado finlandés y el Estado español. Entonces lo que le preguntábamos al BM ayer: el BM le exige a Uruguay que equilibre su déficit fiscal, que no tenga déficit fiscal, que tenga mayor recaudación, y está entregando un gran porcentaje de una recaudación probable de una empresa, como pagan todas las demás empresas del país, para que lo recauden el Estado finlandés y el Estado español. Estamos perdiendo una oportunidad de negocios, diría un empresario típico. EC - ¿Qué sensación sacaron ustedes al final de la audiencia pública ayer? GH – No es la primera audiencia pública en la que participamos, nacional o internacional, y siempre tenemos la misma sensación. EC – Porque hubo algo de autocrítica por parte de los representantes de la CFI. GH – Siempre la hay, siempre hay autocrítica en las audiencias públicas. El problema es que después no se reflejan en las decisiones y en los informes. Si ustedes leen este informe que estamos comentando de la CFI, van a encontrar que muchas de estas críticas que nosotros pusimos ayer en la audiencia pública ya fueron puestas en las audiencias públicas que las empresas hicieron y que están relevadas en el propio documento. Yo mencionaba fuera de micrófonos el problema de la miel, se van a implementar 200.000 hectáreas de eucalipto y no se evaluó cuál es el impacto que tiene eso en la producción de miel, ayer había unas productoras de miel que decían que ya tienen problemas porque el eucalipto no florece hasta el séptimo año y cuando empieza a florecer lo cortan, entonces las abejas no tienen la miel que tenían en la pradera, no tienen la miel que puede dar la forestación. Ese impacto que parece obvio y que ya se mencionó en las audiencias públicas anteriores no fue levantado por la CFI. Entonces, ¿cuál es la utilidad de estas audiencias públicas? Que podamos expresar todas estas ideas no sólo ante la CFI, sino también ante el público en general en Uruguay y orar para que algunos de los técnicos o funcionarios del BM se apiaden de algunas de estas recomendaciones que hacemos y las tomen en cuenta. Por la experiencia anterior no tenemos mucha esperanza.
Related